28 de octubre de 2020
8 de enero de 2020

EEUU sanciona al vicepresidente de Sudán del Sur por abusos de los DDHH en el país

EEUU sanciona al vicepresidente de Sudán del Sur por abusos de los DDHH en el país
El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin - CONTACTO - ARCHIVO

MADRID, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Estados Unidos ha anunciado este miércoles sanciones contra el vicepresidente de Sudán del Sur, Taban Deng, por su supuesta responsabilidad en abusos de los Derechos Humanos en el país, entre ellos la desaparición y asesinato de civiles.

El Departamento del Tesoro estadounidense ha resaltado que "Deng ha actuado para dividir y azuzar la desconfianza en el seno del (grupo rebelde) Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán-En Oposición (SPLM-IO) y la comunidad nuer en general".

Así, ha señalado que "ello ha extendido el conflicto en Sudán del Sur y ha deteriorado la reconciliación y el proceso de paz", al tiempo que ha manifestado que "la negativa del Gobierno a crear el espacio político para las voces de disenso (...) ha sido un factor clave en la incapacidad del país para aplicar un acuerdo de paz y en los actos de violencia contra los civiles".

El subsecretario del Tesoro, Justin Muzinich, ha apuntado que "el intento de Taban Deng de silenciar al partido opositor está haciendo descarrilar la capacidad del país para aplicar un acuerdo de paz".

"Estados Unidos pide a todas las naciones que excluyan del sistema financiero internacional a aquellos que ponen en peligro el futuro de Sudán del Sur", ha agregado, en un comunicado publicado en la página web del Departamento.

El Tesoro ha acusado a Deng de "organizar y dirigir la desaparición y asesinato" del activista Samuel Dong Luak y del miembro del SPLM-IO Aggrey Idry para "solidificar su posición en el seno del gobierno del presidente (Salva) Kiir e intimidar a miembros del SPLM-IO".

Las sanciones contra Deng han llegado menos de un mes después de que Estados Unidos anunciara sanciones contra cinco sursudaneses por su supuesto papel en la ejecución de estas dos personas.

Asimismo, el Ejecutivo estadounidense sancionó en diciembre a los ministros de Gabinete y Defensa de Sudán del Sur, Martin Elia Lomuro y Kuol Manyang Juuk, respectivamente, por "obstruir el proceso de reconciliación o las conversaciones de paz".

TENSIONES BILATERALES

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, amenazó también en diciembre con imponer restricciones en la entrega de visados a aquellas personas que impidan "de forma directa o indirecta" la aplicación del acuerdo de paz firmado en 2018 en Sudán del Sur.

Pompeo destacó que "el pueblo sursudanés ha sufrido suficiente mientras sus líderes aplazan la aplicación de una paz sostenible", al tiempo que agregó que "los sursudaneses merecen unos líderes comprometidos con alcanzar un consenso y que deseen comprometerse para el bien general".

Por ello, indicó que, en el marco de la "reevaluación" de las relaciones bilaterales con Sudán del Sur, "las personas que hayan impedido directa o indirectamente la paz" serán sometidas a restricciones de visados, que podrían afectar a sus familiares.

En este sentido, el Gobierno estadounidense anunció en octubre su decisión de llamar a consultas a su embajador en Yuba y reevaluar su relación con el país africano, que está tratando de salir de un conflicto que arrancó hace casi seis años.

El Departamento de Estado justificó la medida por "el reciente fracaso" por parte del Gobierno y de los grupos armados firmantes del acuerdo de paz de septiembre de 2018 de formar el gobierno de unidad el 12 de noviembre como estaba previsto.

POSTURA "CONTRADICTORIA"

En respuesta, el Ejecutivo sursudanés pidió a Washington que "reconsidere" su decisión y criticó la postura "contradictoria" de Estados Unidos en lo relativo a la formación del Gobierno de unidad en Sudán del Sur.

De esta forma, recordó que Kiir se mostró dispuesto a seguir adelante con el proceso pese a la negativa del líder rebelde Riek Machar a unirse al Ejecutivo, tras lo que desde la comunidad internacional se pidió un aplazamiento de la fecha.

El acuerdo de paz firmado en septiembre de 2018 entre el Gobierno y los principales grupos rebeldes contemplaba la formación de un gobierno de unidad para mayo de este año que llevara al país a la celebración de elecciones en un plazo de tres años.

Sin embargo, retrasos en la unificación de fuerzas, entre otros aspectos, forzaron una prórroga hasta el 12 de noviembre, si bien Kiir y Machar acordaron el 7 de noviembre de 2019 aplazar por 100 días la formación del gobierno de unidad con el fin de resolver las cuestiones pendientes.