26 de mayo de 2019
  • Sábado, 25 de Mayo
  • 28 de noviembre de 2014

    Egipto vivirá este viernes una jornada de protestas convocadas por el Frente Salafista

    MADRID, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

    Egipto vivirá este viernes una jornada de protestas convocadas por el Frente Salafista, que ha llamado al "levantamiento de la juventud musulmana" en un día "de la identidad islámica", pidiendo a los participantes que lleven el Corán a las manifestaciones.

    En uno de los vídeos que han circulado en Internet convocando las protestas el grupo ha dicho: "Hay una guerra contra mi religión y mi Islam, una guerra contra nuestros valores, ética e identidad".

    Asimismo, denuncia ataques contra mezquitas, actos inmorales, desigualdad en la distribución de la riqueza y los excesos de las fuerzas de seguridad contra los manifestantes, según ha informado el diario egipcio 'Al Ahram'.

    La convocatoria del Frente Salafista ha sido aplaudida por la organización islamista Hermanos Musulmanes, a la que pertenecía el derrocado presidente Mohamed Mursi, quien fue expulsado del poder en 2013 a través de un golpe de Estado militar y que en la actualidad está catalogada como un grupo terrorista.

    "Hermanos Musulmanes valora el llamamiento a preservar la identidad de la nación, por la que el pueblo egipcio, incluido Hermanos Musulmanes, luchó", dijo el domingo la formación a través de un comunicado.

    Por su parte, otras fuerzas islamistas como la Llamada Salafista y su brazo político, el Partido Al Nur, han asegurado que no participarán en las protestas. Tampoco tomará parte Gamaa al Islamiya, responsable de los principales ataques en los ochenta y los noventa, antes de rechazar la violencia.

    Los partidos Al Watan y Al Wasat, que fueron aliados de Hermanos Musulmanes, han afirmado que tampoco respaldan la convocatoria de manifestaciones a pesar de su oposición al actual Gobierno que encabeza Abdelfatá al Sisi.

    El Gobierno de Al Sisi, quien accedió a la Presidencia tras encabezar el golpe de Estado, ha lanzado una campaña contra Hermanos Musulmanes y los grupos revolucionarios que encabezaron las protestas que provocaron en 2011 la caída del régimen de Hosni Mubarak.

    La campaña se ha saldado por el momento con miles de encarcelados y condenados por diversos cargos en juicios que han sido denunciados por las ONG internacionales por su falta de transparencia.

    Además, cientos de miembros y seguidores de Hermanos Musulmanes han muerto en la represión de sus protestas tras el derrocamiento de Mursi. El propio expresidente hace frente a varios juicios por múltiples cargos, algunos de los cuales implican la pena de muerte.

    Para leer más