5 de marzo de 2021
30 de marzo de 2014

El Ejecutivo chileno niega que haya "dos almas" en la coalición gubernamental

SANTIAGO, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del Gobierno de Chile, Álvaro Elizalde, ha negado que haya "dos almas" en la Nueva Mayoría --coalición de izquierdas en la que se sustenta el Ejecutivo de Michelle Bachelet--, subrayando que en La Moneda están abiertos a un diálogo con "todos los sectores".

"Hablar de las dos almas de la Nueva Mayoría corresponde a un lenguaje propio de los años 90. En la Nueva Mayoría no hay dos almas, sino múltiples miradas y esa es parte de su riqueza", ha dicho en una entrevista publicada este domingo por el diario chileno 'La Tercera'.

Elizalde ha explicado que "lo relevante es que en esas múltiples miradas existe una carta de navegación compartida que es el programa electoral", aclarando que "no existe un ánimo refundacional en el Gobierno, pero que tampoco va a hacer más de lo mismo".

Así, ha reiterado la voluntad del Ejecutivo de "dialogar con todos los sectores, sin excepciones, para avanzar en el cumplimiento del programa electoral porque no hacerlo sería antidemocrático, ya que la gente respaldó estas ideas en las urnas".

Interrogado sobre los críticos que apuntan a que la administración Bachelet se propone destruir el legado de los últimos 24 años, Elizalde ha indicado que, "aunque hay que valorar todo lo que Chile ha progresado desde que recuperó la democracia, es la base para dar un salto cualitativo".

"Lo importante aquí no es evaluar lo que se hizo en el pasado, sino cómo construimos una agenda de futuro", ha subrayado, ratificando la intención del Gobierno de abordar las reformas estructurales prometidas en campaña electoral: la constitucional, la educativa y la fiscal.

Elizalde ha salido así al paso de los rumores que alertan de una división en el seno el Gobierno entre quienes abogan por seguir el camino de la vieja Concertación y los que pretenden que la Nueva Mayoría fije su propio rumbo.

La Concertación es la coalición izquierdista que gobernó Chile durante 20 años tras el advenimiento de la democracia al país sudamericano, en 1990. Bachelet se deshizo de ella, tras la derrota electoral de 2010, que permitió el regreso de la derecha, y fundó la Nueva Mayoría para volver a La Moneda.