20 de septiembre de 2019
  • Jueves, 19 de Septiembre
  • 7 de marzo de 2014

    Mueren 25 soldados en un enfrentamiento en un cuartel de Yuba

    MADRID, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

       El Ejército sursudanés ha elevado a al menos 25 los soldados muertos durante la disputa que se produjo el miércoles en un cuartel de la fuerza de tierra en Yuba, la capital del país, y que degeneró en un tiroteo en el que además algunas instalaciones se vinieron abajo.

       En rueda de prensa este jueves, el director de la oficina de información del Ejército (SPLA), general de brigada Malak Ayuon, informó de que el balance de víctimas había pasado de las cinco de las que se informó el miércoles a 25.

       "Ayer (miércoles) dijimos que había cinco soldados muertos pero dado que algunos edificios se vinieron abajo sobre los soldados, el número ha ascendido a al menos 25", ha indicado Ayuon, en declaraciones recogidas este viernes por Radio Miraya, financiada por la Misión de la ONU en el país (UNMISS).

       El portavoz no ha descartado que el balance pueda aumentar ya que "todavía hay escombros sobre algunos soldados a los que no hemos conseguido llegar".

    DISPUTA POR EL SALARIO

       Según la emisora sudanesa Radio Tamazuj, todo comenzó cuando un general llegó hasta la base con un nutrido grupos de soldados que han estado residiendo en la base de la UNMISS en Yuba y reclamó que se les pagara a ellos primero. Los oficiales encargados de los pagos le dijeron que esto no era posible porque no estaban en la lista.

       La disputa se produjo mientras decenas de soldados esperaban a recibir sus pagas y habría sido el general el que habría abierto fuego, desencadenando un tiroteo. De acuerdo con la emisora, el oficial fue detenido horas después en la zona. Además, algunos de los militares prendieron fuego a un almacén de munición, lo que provocó el derrumbe de parte de las instalaciones.

       De acuerdo con esta emisora sudanesa, el fuego cruzado entre los militares también habría provocado la muerte de tres niños en las inmediaciones de la base de Giyada, según un testigo.

       El ministro de Exteriores, Benjamin Marial, ha asegurado en una reunión con diplomáticos que la situación está bajo control, según Radio Miraya. "El presidente les asegura que la situación está bajo control y el ministro de Defensa ha dicho que todo está bajo control", ha afirmado.

       "Se trata de una pequeña crisis en nuestro Ejército nacional, porque una unidad de comandos estaba descontenta con el mético en el que se pagan los salarios", ha añadido, confirmando así la versión de los hechos.