Un "ejército" de madres que amamantan para salvar vidas

World Vision apuesta por promover la lactancia materna en momentos de desastres naturales y conflictos

  • Un "ejército" de madres que amamantan para salvar vidas
< 10 de noviembre de 2018 WORLD VISION

MADRID, 10 Nov. (Por Eloisa Molina, coordinadora de Comunicación de World Vision) -

La leche materna es el alimento por excelencia para bebés, comúnmente conocido como oro líquido. Es fundamental apostar por este tipo de alimentación especialmente cuando las vidas se ven afectadas por conflictos y desastres. Más de 820.000 vidas (87% de ellos bebés menores de 6 meses de edad) se ahorrarían anualmente con un aumento de la lactancia materna, según la revista 'The Lancet', 2016. Con este objetivo World Vision realiza un esfuerzo adicional en proyectos especializados para apoyar a las madres que amamantan en dichos contextos.

Los recién nacidos y bebés, las mujeres embarazadas y las madres que amamantan son los sectores más vulnerables en tiempos de conflicto y desastres. A menudo se encuentran en una situación de estrés emocional, sin hogar, han perdido a sus seres queridos y luchan por obtener una nutrición adecuada. A esto hay que sumar circunstancias en las que las familias se encuentran huyendo o viviendo al aire libre sin agua limpia ni saneamiento.

Saira, es una madre que huyó por primera vez de Birmania con su bebé el año pasado después de los ataques a su aldea. Durante tres días, ella y sus suegros caminaron por la jungla hacia la seguridad en Bangladesh, cargando al bebé y escuchando sus desgarradores gritos.

"Tenía hambre y no pude dar leche materna", dice Saira. "Nada de lo que hice alivió sus dolores de hambre", añade. Saira no solo estaba estresada; ella estaba desnutrida. Cuando llegó al campamento de refugiados lo primero que recibió fue ayuda alimentaria para sí misma y apoyo para alimentar a su bebé.

         World Vision

"No es fácil seguir amamantando después de una emergencia cuando las madres están bajo presión, pero es muy importante (continuar) para asegurar que los niños y las madres estén bien", dice Sushila Shankar, enfermera comunitaria que trabajó con embarazadas y mujeres lactantes tras el terremoto de Nepal en 2015.

Una de esas madres, Srijana, dio a luz a su hija, Dipika, dos meses después de que el terremoto destruyera su hogar. "Estoy agradecida de que esté sana. Es una superviviente a pesar de haber nacido después del desastre", dice Srijana.

Después del terremoto, la familia de Srijana vivió en una tienda de campaña y acudía al Espacio Seguro puesto en marcha por World Vision en la aldea cercana para amamantar, descansar y recibir consejos sobre lactancia materna y nutrición. El ambiente de apoyo le dio confianza en su capacidad para cuidar a Dipika. "Me tengo que cuidar a mí misma para amamantar a mi bebé", sostiene.

LAS VIDAS DE LOS BEBÉS EN JUEGO

"Es muy importante contar con un espacio para mujeres y niños donde puedan tener protección y privacidad, así como algo de normalidad", destaca Weihui Wang, experto en protección infantil de World Vision.

En 2015, Weihui estableció Espacios Seguros para mujeres y niños pequeños en Serbia para las madres que amamantan en la ruta de refugiados a Europa. En una tienda de campaña, las mujeres encontraron un lugar cómodo donde podían conseguir pañales y otros suministros, amamantar a sus bebés, dejar que los niños pequeños jugasen, interactuar entre sí y aprender maneras de mantener un estado de salud y nutrición óptimo de sus hijos.

En los entornos de desastres a largo plazo, como el tifón Haiyan en Filipinas y el terremoto de Nepal, los programas específicos para madres lactantes ayudaron a familias completas a reconstruir el sentido de comunidad.

"Cuando llegamos aquí, las otras madres y yo nos sentimos relajadas. Podíamos olvidar nuestros problemas ", dice Kapana, de 19 años, cuyo bebé, Ujwal, nació pocas semanas antes del terremoto de Nepal.

Mientras amamantan o cambian pañales, las madres escuchan a los trabajadores de salud sobre la importancia de la desparasitación para los niños, la atención prenatal y postnatal, los problemas de violencia de género y otros temas relacionados con la salud.

"Estar con otras madres es útil", reconoce Kathleen, una madre de 23 años en Filipinas. "Es fundamental tener a alguien con quien hablar. Me siento más fuerte y optimista para poder superar cualquier dificultad que se me presente", añade.

La doctora Yvonne Duque, quien dirigió el programa para mujeres y bebés en Filipinas, explica: "World Vision ahora está formando un ejército de madres que amamantan; esto significa que también estamos criando a toda una generación de niños sanos amamantados que jugarán un papel importante en el restablecimiento de una base comunitaria sólida de personas que crecerán más sanas y serán más resistentes ante futuros desastres ".

Luchando contra la leche de fórmula

La leche materna es gratuita y está disponible universalmente, incluso en entornos con recursos limitados, pero solo el 38% de los bebés en el mundo son amamantados exclusivamente. ¿Por qué no invertir en la promoción de la lactancia materna en contextos frágiles o de crisis?

"La leche de fórmula para bebés con frecuencia aparece en los primeros puestos de la lista de suministros que las personas que responden con buenas intenciones quieren donar cuando ocurre una emergencia", señala Minnie Portales, ex coordinadora de emergencias de World Vision en Filipinas. Después del tifón Haiyan, World Vision tomó una posición firme respecto a la lactancia materna, incluso rechazando las donaciones de leche de fórmula infantil. No debemos olvidar que la falta de agua potable imposibilita la elaboración óptima de este método de alimentación.

El terremoto de 1989 en Armenia proporcionó a los expertos en salud un ejemplo vivo de que recurrir a la fórmula para bebés después de una emergencia puede tener efectos a largo plazo. Muchas organizaciones de ayuda brindaron grandes cantidades de fórmulas infantiles gratuitas a las familias en una situación económica grave después del desastre. La comercialización posterior de las compañías de alimentos para bebés ayudó a continuar la tendencia. La lactancia materna en Armenia se redujo drásticamente después del terremoto, y 25 años más tarde, todavía se redujo más, en un 20 por ciento.

Manushak Grigoryan, una madre armenia de dos hijos, creció en una sociedad que no valoraba la lactancia materna. "La lactancia materna fue complicada con mi primer bebé", dice, "por lo que fácilmente reemplacé (la leche materna) con fórmula y luego con leche de vaca".

Manushak está convencida de que le ha dado a su segundo hijo un mejor comienzo en la vida como bebé amamantado. Desearía haber tenido el conocimiento y el aliento que necesitaba para hacer lo mismo con mi primer hijo.

Contador

Últimas noticias