18 de abril de 2019
20 de junio de 2014

El Ejército mata a 23 presuntos insurgentes en una nueva jornada de operaciones en Waziristán del Norte

MADRID, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

Al menos 23 presuntos insurgentes han muerto este juevesen un nuevo bombardeo ejecutado por el Ejército de Pakistán en la región de Waziristán del Norte, en el marco de su operación 'Zarb i Azb', según ha informado el diario paquistaní 'Dawn'.

En base a estas informaciones, al menos 15 supuestos milicianos han muerto en un bombardeo en las montañas Zartatangi, ubicadas al este de Miranshah, mientras que ocho milicianos uzbekos han muerto a causa de disparos de francotiradores.

El lunes, el primer ministro de Pakistán, Nawaz Sharif, prometió que dicha operación continuará hasta eliminar a todos los terroristas del país. En un discurso ante la Asamblea Nacional, justificó la decisión de lanzar la operación, después de que la vía de las conversaciones de paz propugnada por el Gobierno no haya prosperado tras cuatro meses y medio de diálogo.

La medida ha sido bienvenida por los principales partidos políticos del país, incluidos el Partido del Pueblo Paquistaní (PPP), el Movimiento Muttahida Qaumi (MQM) y Pakistan Tehreek-i-Insaf (PTI).

En respuesta, el grupo insurgente Tehrik-i-Taliban Pakistan (TTP), conocido como los talibán paquistaníes, ha afirmado que se encuentra "en estado de guerra", al tiempo que ha amenazado con lanzar ataques como venganza.

"Estamos en estado de guerra. Hacemos a Sharif responsable de las pérdidas en las actuales operaciones", ha dicho el portavoz del TTP, Shahidulá Shahid, a través de un comunicado.

"Queremos dejar claro a los líderes paquistaníes que sentirán el impacto de la operación que han impuesto a los residentes de la región tribal", ha dicho, antes de subrayar que el Gobierno "ha destruido los intentos por la paz" al lanzar dicha operación "en nombre de sus maestros de Occidente".

Así, Shahid ha afirmado que "cualquier institución o instalación gubernamental puede ser objetivo de los 'muyahidines'", y ha advertido a los inversores extranjeros, compañías aéreas y multinacionales "que suspendan sus negocios con Pakistán y se preparan para abandonar el país".

"En caso contrario, serán responsables de cualquier daño que se les inflija", ha asegurado, argumentando que "su dinero está siendo utilizado contra los residentes de las regiones tribales, y eso es algo que el TTP no perdonará", según ha informado la agencia paquistaní de noticias NNI.