19 de febrero de 2020
12 de agosto de 2008

El Ejército ruso libera a los cuatro periodistas turcos detenidos en la región de Osetia del Sur

MADRID, 12 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Ejército ruso puso hoy en libertad a los cuatro periodistas de las televisiones turcas NTV y Kanaltürk detenidos en las regiones de Osetia del Sur y Osetia del Norte. Los reporteros, detenidos preventivamente por las tropas rusas, quedaron en libertad tras varias horas de interrogatorios, según informó Reporteros Sin Fronteras (RSF) en un comunicado.

Los reporteros liberados, el corresponsal de la cadena turca NTV, Hilmi Hacaloglu, y su cámara, Cumhur Catkaya, y el enviado especial de la cadena de televisión Kanaltürk, Levent Oztürk, y su compañero gráfico, Giray Ervin, regresarán a Turquía esta noche en un avión privado propiedad de la televisión Kanaltürk.

Reporteros sin Fronteras denunció también hoy el "grave" balance de víctimas que deja el conflicto que libran Georgia y Rusia desde el pasado viernes. "Cuatro periodistas y el conductor de uno de ellos han muerto desde el comienzo de las hostilidades en la provincia de Osetia del Sur", señaló la ONG.

En este sentido, la primera víctima fue un cámara holandés de la RTL-2, Stan Storimans, que murió anoche a consecuencia de los bombardeos del Ejército ruso sobre la ciudad georgiana de Gori. Su compañero, el corresponsal de la misma cadena, Jeroen Akkemarns, resultó herido. Otro periodista georgiano y el conductor que le transportaba murieron hoy también después de que un obús impactase contra el vehículo en el que viajaban en la plaza central de Gori, según informó RSF.

Ayer, el director de Alania TV y corresponsal de Russian Newsweek en Georgia, Grigol Chijladze, y el director de la agencia Caucasus Press Images y corresponsal de Itar-Tas en la antigua república soviética, Alexander Klimchuk, murieron en el ejercicio de su profesión. "Presumiblemente", indicó RSF, "a ambos les mataron unos rebeldes secesionistas en Osetia del Sur cuando trataban de pasar un control de carretera".

Para que no aumente la cifra de periodistas muertos en el conflicto, la organización instó a "todas las partes implicadas que pidan a sus tropas que respeten el trabajo de la prensa" y pidió que los medios de comunicación no estén entre sus objetivos militares.