18 de octubre de 2019
14 de abril de 2014

El Ejército sirio se hace con el control de Maalula con el apoyo de Hezbolá

MAALULA (SIRIA), 14 Abr. (Reuters/EP) -

Soldados sirios respaldados por combatientes del partido-milicia chií libanés Hezbolá han recuperado la localidad de Maalula, al norte de Damasco, este lunes, según han informado fuentes militares y la televisión estatal, en un nuevo revés a las rutas de suministro para los rebeldes a través de los montes Qalamun hacia Líbano.

Combatientes islamistas, algunos de ellos miembros del Frente al Nusra vinculado a Al Qaeda, habían tomado parte de la antigua localidad cristiana el pasado diciembre y habían secuestrado a varias monjas, hasta su liberación en marzo en el marco de un intercambio de prisioneros.

Las fuerzas gubernamentales han retomado varias zonas bajo control rebelde y localidades fronterizas en los últimos meses, interrumpiendo las rutas de suministro desde Líbano y garantizando la seguridad en la principal arteria que lleva al norte desde Damasco hacia el centro de Siria, Homs y el Mediterráneo.

"Están dentro de Maalula ahora mismo. Está bajo su completo control, incluido el monasterio de Mar Thecla", ha indicado una fuente militar en contacto con los combatientes gubernamentales sobre el terreno.

"Si Dios quiere, el Ejército será capaz de liberar toda la zona de Qalamun en unos días", ha señalado un oficial del Ejército sirio en Maalula en declaraciones a Reuters. "La mayoría de los terroristas han sido abatidos y otros han huido a localidades cercanas", ha precisado.

"Podemos decir que el 80 por ciento de Qalamun está bajo el control del Ejército sirio", ha añadido el oficial. La televisión estatal siria ha difundido imágenes de lo que ha dicho eran combatientes del Frente al Nusra muertos durante la ofensiva.

Maalula, a 5 kilómetros de la carretera que une Damasco con Homs, han cambiado de manos en al menos cuatro ocasiones. Sus iglesias y monasterios atraían tanto a peregrinos cristianos como musulmanes antes del conflicto. Algunos de sus habitantes todavía hablan arameo y el monasterio de Mar Thecla tiene reputación de curas milagrosas entre los creyentes.