30 de octubre de 2020
11 de abril de 2019

El Ejército de Sudán asume el poder tras arrestar a Al Bashir

El Ejército de Sudán asume el poder tras arrestar a Al Bashir
REUTERS / MOHAMED NURELDIN ABDALLAH - ARCHIVO

La junta castrense suspende la Constitución, el Parlamento y el Gobierno y augura un periodo de transición de dos años

La oposición y los promotores de las protestas llaman a seguir manifestándose hasta que haya un "gobierno civil"

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

El presidente de Sudán, Omar Hasán al Bashir, ha sido depuesto este jueves en un golpe militar y puesto bajo arresto después de casi cuatro meses de protestas en su contra. Según ha anunciado el ministro de Defensa, Awad Mohamed Ahmed Ibn Auf, un consejo militar tomará ahora las riendas del país por un periodo de dos años tras el cual se celebrarán elecciones.

"Anuncio, en calidad del ministro de Defensa, la caída del régimen y la detención en un lugar seguro de su jefe", ha desvelado en un mensaje televisado, en el que ha asegurado que habrá "elecciones libres y justas" cuando se complete el periodo de transición de dos años.

En este periodo, se prepararán "las condiciones para una transición pacífica del poder", se formarán partidos políticos además de elaborarse una nueva "Constitución permanente". Según el ministro, tanto el Gobierno central como los gobiernos regionales y el Parlamento quedan disueltos y la Constitución, suspendida.

Aún no está claro quién estará al frente del consejo militar, si bien se apunta a que podría ser el propio Ibn Auf, nombrado vicepresidente por Al Bashir el pasado febrero. Antiguo jefe de la Inteligencia militar, el general también ha sido jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas sudanesas.

ESTADO DE EMERGENCIA DURANTE TRES MESES

Además, ha indicado el ministro de Defensa sudanés, se ha declarado el estado de emergencia durante tres meses e impuesto el toque de queda durante el próximo mes entre las 22.00 y las 4.00 horas, a lo que se suma el cierre del espacio aéreo durante 24 horas y los pasos fronterizos hasta nuevo aviso.

Por otra parte, ha asegurado que las nuevas autoridades respetarán todos los tratados y preservarán los Derechos Humanos, al tiempo que ha expresado la voluntad de mantener de relaciones de "buena vecindad" y de no injerencia en los asuntos de otros países. Asimismo, se ha procedido a la liberación de presos políticos, como había adelantado previamente la agencia oficial SUNA.

El Ejército ha terminado así por forzar la salida de Al Bashir, tras casi cuatro meses de protestas contra el mandatario --en el poder desde 1989--, durante las que varias decenas de manifestantes han muerto y miles de ellos han sido detenidos en todo el país.

Miles de sudaneses llevan acampados desde el sábado en el centro de Jartum frente a la sede del Ministerio de Defensa para reclamar la salida de Al Bashir.

En los últimos días, los soldados apostados en el edificio habían salido en defensa de los manifestantes durante los intentos por parte de las fuerzas de seguridad, en particular del Servicio de Seguridad e Inteligencia Nacional (NISS), una fuerza muy cercana a Al Bashir, de desalojar a los concentrados, llegando incluso a registrarse disparos y algunas víctimas entre los uniformados.

LOS MANIFESTANTES NO ESTÁN DISPUESTOS A CEDER

Sin embargo, aunque a primera hora de la mañana en la plaza se había vivido con júbilo los rumores de que la caída de Al Bashir era inminente, la manera en cómo se ha producido su salida y el hecho de que haya sido el Ejército el que haya tomado las riendas ha generado rechazo y gritos en contra del ministro de Defensa, según Reuters.

La Asociación de Profesionales Sudaneses (SPA), uno de los principales promotores de las protestas, ha criticado que la dimisión de Al Bashir, que venían reclamando desde mediados de diciembre, se ha producido en virtud de un "golpe militar" que ha dejado en el poder a "las mismas caras e instituciones" contra las que los sudaneses "se han rebelado".

"Los que destruyeron el país y mataron a su pueblo tratan de robar la sangre y el sudor vertido por el gran pueblo sudanés en su revolución que ha sacudido el trono de la tiranía", ha denunciado la asociación, en nombre de la llamada Declaración de Libertad y Cambio, que aglutina a los principales partidos y coaliciones de oposición, entre ellas el Partido Umma, el Partido Comunista y el Partido del Congreso.

Por ello, han rechazado la creación de un comité militar que dirigirá el país durante un periodo de transición de dos años hasta la celebración de elecciones y han instado a los "valientes" sudaneses a mantener su sentada frente a edificios militares tanto en Jartum como en otros puntos del país y a "permanecer en las calles en todas las ciudades de Sudán".

El objetivo, ha añadido la asociación y los partidos opositores, es "la entrega del poder a un gobierno de transición civil que refleje las fuerzas de la revolución".

Y, en señal de su intención de que no van a deponer en las protestas, la SPA ha pedido posteriormente en Twitter apoyo material para las mismas, en forma de acceso a Internet y herramientas de comunicación, así como agua y material de construcción para reforzar las barreras de acceso a la sentada.

También se ha mostrado en contra de la instauración de un gobierno militar en el país tras la salida de Al Bashir la joven que se ha convertido en los últimos días en icono de las protestas tras hacerse viral su foto arengando a los manifestantes.

"El pueblo no quiere un consejo militar de transición. El cambio no ocurrirá con todo el régimen de al Bashir engatusando a los civiles sudaneses mediante un golpe militar. Queremos un consejo civil que dirija la transición", ha escrito Alaa Salah en su Twitter.

Por su parte, el principal partido opositor, Umma, también ha rechazado el golpe militar. "Rechazamos estas declaraciones que son un intento de hacer caso omiso a las exigencias del pueblo sudanés y postergarlas para el futuro", ha señalado Mariam Sadeq al Mahdi, vicepresidenta del partido e hija de su líder, Sadeq al Mahdi.

En declaraciones a la agencia rusa Sputnik, ha subrayado que las protestas en el país "continuarán hasta que se cumplan las exigencias del pueblo sudanés".

Para leer más