25 de marzo de 2019
24 de mayo de 2014

Las elecciones europeas, un trámite para Merkel aunque con invitados incómodos

Varios partidos de nuevo cuño conseguirán escaño, así como los neonazis del NPD

Las elecciones europeas, un trámite para Merkel aunque con invitados incómodos
FABIAN BIMMER / REUTERS

BERLÍN, 24 May. (EUROPA PRESS) -

Las elecciones europeas de este domingo serán un mero trámite para los partidos que integran la coalición que lidera Angela Merkel, que se llevarán la mayoría de los 96 escaños en juego, pero contarán con algunos invitados incómodos que podrían conseguir un pedazo de la tarta en estos comicios.

Así, la Unión Cristiano Demócrata (CDU) de la canciller obtendría alrededor del 39 por ciento, en línea con el 38 por ciento de las anteriores europeas y algo por debajo del 41,5 por ciento de las generales del año pasado.

Por su parte, el Partido Social Demócrata (SPD), su socio en la 'gran coalición', lograría en torno al 25 por ciento de los votos, cuatro puntos más del 21 por ciento de 2009 y un punto menos del 26 por ciento logrado en las generales.

En cuanto al resto de los grandes partidos, los Verdes lograrían el 10 por ciento (frente al 12,1%); el Partido Liberal Demócrata (FDP) caería al 4 por ciento desde el 11%; y la Izquierda, que subiría hasta el 10 por ciento desde el 7,5% de hace cinco años.

Sin embargo, la decisión del Tribunal Constitucional alemán el pasado mes de febrero de anular el mínimo del 3 por ciento de votos para conseguir representación en la Eurocámara ha abierto la posibilidad a que nuevos partidos consigan representación este año.

OTROS PARTIDOS

Ese es el caso de Alternativa para Alemania (AfD), un partido creado hace apenas un año por un grupo de economistas y que, entre otras cosas, aboga por la salida del euro y por la vuelta al marco. Asimismo, defiende una postura más firme respecto a la inmigración y el asilo, así como la celebración de referéndum sobre asuntos europeos.

"Queremos reformar el euro. Queremos que funcione mejor, ahora mismo no funciona, genera desempleo y crisis de deuda", ha defendido uno de sus fundadores, el economista Joern Kruse. Dicha reforma, ha reconocido, significaría "probablemente decir adiós a un buen número de miembros como Grecia o Portugal".

El líder de la formación, Bernd Lucke, insiste en que no es un partido ni populista ni anti-inmigrantes y asegura que no tolerará este tipo de sentimientos, denunciando que quienes les acusan de ello lo que quieren es destruirles. Según los sondeos, el AfD obtendría en torno al 7 por ciento de los votos. En su primera cita con las urnas, en las elecciones generales del pasado septiembre, se quedó en el 4,5 por ciento, no superando el umbral del 5 por ciento.

También se espera que obtenga representación en la Eurocámara el partido de los Votantes Libres (Freie Waehler), con un programa muy similar al AfD e integrado por asociaciones que reclaman una mayor independencia de las regiones y a nivel local y critican el exceso de burocracia de Bruselas.

En la misma situación está el Partido Pirata, que según algunos sondeos podría conseguir hasta tres escaños. Actualmente, el Partido Pirata está representado en el Parlamento Europeo con dos diputados de su rama en Suecia.

PRESENCIA DE LOS NEONAZIS

Pero sin duda la presencia más incómoda que con toda probabilidad provocarán estas elecciones será la del Partido Nacional Democrático (NPD), considerado heredero directo del nazismo y al que las autoridades germanas ya han tratado de prohibir sin éxito en el país.

Su cabeza de lista y líder, Udo Voigt, tiene todas las papeletas, según los sondeos, de hacerse con un escaño en la Eurocámara, algo que la formación considerada racista, antisemita y homófoba no ha conseguido hasta ahora en el Bundestag, aunque sí en los parlamentos regionales y en algunas alcaldías.

Voigt ha sido sin duda uno de los que más ha celebrado la decisión del Constitucional ya que, según él, "ahora todos los votos que se depositen por el NPD contarán para el NPD". Por ello, se ha mostrado confiado en que puedan obtener más de un eurodiputado.

"Nosotros decimos que Europa es el continente de los blancos y debería seguir siendo así", ha defendido en una entrevista concedida esta semana a la agencia Reuters. "Queremos asegurarnos de que en 50 años un italiano, un francés, un inglés, un irlandés y un alemán siguen siendo reconocibles como europeos y no pueden ser confundidos por ghaneses o chinos", ha añadido el controvertido político de 62 años.

Voigt ha dicho que su partido lo que quiere es destinar el dinero que se gasta en "planes para crear una sociedad multicultural en Europa y en el rescate a bancos" en las "personas desempleadas". Asimismo, ha defendido la necesidad de "renegociar Schengen", el tratado que permite la libre circulación entre los estados miembros.

Durante la campaña electoral, han celebrado actos de protesta delante de centros para inmigrantes y de hecho uno de sus lemas de campaña ha sido "el dinero para la abuelita y no para los gitanos".