27 de noviembre de 2020
16 de diciembre de 2012

El emir de Kuwait advierte de que "no aceptará el caos en las calles"

KUWAIT, 16 Dic. (Reuters/EP) -

El emir de Kuwait, el jeque Sabá al Ahmad al Sabá, ha inaugurado este domingo el nuevo Parlamento y ha advertido a los críticos de que no aceptará un comportamiento ilegal ni el caos en las calles, en referencia a las manifestaciones y disturbios políticos que desde hace varios meses se desarrollan en el país.

Las fuerzas de seguridad levantaron barricadas en la noche del sábado para impedir que cientos de activistas de la oposición se acercaran al Parlamento para protestar contra lo que consideran una asamblea títere del poder.

El Parlamento fue elegido en los comicios del pasado 1 de diciembre entre manifestaciones masivas y el llamamiento a la abstención de la oposición en protesta por la reciente modificación en las leyes electorales que, argumentan, favorece a los candidatos progubernamentales.

Al Sabá ha manifestado este domingo ante los nuevos legisladores que apoya la libertad de expresión y las críticas constructivas pero que los recientes sucesos han mostrado "aspectos del caos, violaciones de la ley y un discurso político sin guía".

"¿Por qué hemos abierto de golpe la puerta para permitir que la gente malintencionada y maliciosa dañe la seguridad de nuestra nación y sus capacidades?", se ha preguntado el emir en un discurso público, en el que también ha hecho un llamamiento a los legisladores para que eviten "debates infructuosos", respeten los límites del poder y cooperen con el Gobierno.

Los disturbios más recientes comenzaron cuando el emir usó en octubre las leyes de emergencia para reducir el número de votos por ciudadano de cuatro a uno. Según el emir, la reducción serviría para arreglar un sistema defectuoso y para aumentar la seguridad.

Miembros de la oposición kuwaití consideraron que la modificación redujo su capacidad para animar a sus seguidores a emitir votos adicionales que les dieran la oportunidad de formar relaciones políticas en un país en el que los partidos políticos no están permitidos.

Uno de los parlamentarios, Salé Ashour, ha anunciado que vigilará el trabajo del Gobierno y que le concederá un período de prueba de seis meses. "Si el Gobierno hace progresos, entonces cooperaremos con el Gobierno. Si siguen el mismo camino que el antiguo Gobierno, cambiaremos de posición", ha declarado.

Ashour y el parlamentario independiente Nawaf al Fuzai han explicado que quieren buscar soluciones para reducir la deuda del país y que quieren abordar una reducción de los tipos de interés sobre el dinero prestado.

Varios centenares de manifestantes se concentraron en el distrito financiero de la capital el sábado por la noche pero las barricadas colocadas por la Policía les impidieron celebrar una concentración a las puertas de la Asamblea Nacional. El antiguo parlamentario de la oposición Musallam al Barrak aseguró que "el Parlamento de los payasos" fracasará y prometió más manifestaciones en las calles.