21 de octubre de 2019
  • Domingo, 20 de Octubre
  • 18 de septiembre de 2018

    España condena "enérgicamente" el asesinato de una trabajadora del CICR en el noreste de Nigeria

    MADRID, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

    El Gobierno de España ha condenado "enérgicamente" este martes el asesinato el martes de una trabajadora del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) que había sido secuestrada en marzo en el noreste de Nigeria.

    "El Gobierno de España muestra una vez más su rotunda condena por los ataques contra el personal y las instalaciones de salud y recuerda que la asistencia sanitaria está protegida por el Derecho Internacional humanitario y por la resolución 2286 del Consejo de Seguridad de la ONU", ha dicho el Ministerio de Exteriores, Unión Europea y Cooperación en un comunicado.

    "Los trabajadores sanitarios arriesgan su vida para salvar la de otros, y la violencia contra ellos es un crimen", ha dicho, antes de adjuntar el 'hashtag' #NotATarget (No un objetivo).

    Así, el Ejecutivo español ha trasladado su "más sentido pésame" a la familia de la víctima y ha expresado su deseo de que las otras dos trabajadoras sanitarias que permanecen secuestradas sean liberadas cuanto antes.

    El CICR confirmó el lunes la ejecución de la mujer, Saifura Husaini Ahmed Khorsa, una partera secuestrada en la localidad de Rann junto a Hauwa Mohamed Liman, también partera del CICR, y Alice Lokhsa, enfermera que trabaja en un centro apoyado por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

    "Saifura se trasladó a Rann para dedicarse por completo a ayudar a las personas necesitadas. Nos solidarizamos con sus familiares y otros seres queridos en estos momentos terriblemente difíciles", dijo Eloi Fillion, jefe de la delegación del CICR en Abuya.

    "Instamos a los que mantienen capturadas a nuestra colega Hauwa y a Alice a que las liberen. Al igual que Saifura, estas mujeres no participan en ningún enfrentamiento. Una es partera, y la otra, enfermera. Son hijas, madres y esposas, mujeres que tienen familias que dependen de ellas", recalcó..

    "Sus familiares y amigos las extrañan mucho y no pierden la esperanza de volver a verlas pronto. Ninguna ideología ni ley religiosa puede justificar que se les haga daño", añadió.

    El CICR resaltó además que "ha hecho denodados y continuos esfuerzos para lograr la liberación de las tres trabajadoras de la salud y seguirá haciendo todo lo que esté en su poder para que Hauwa y Alice sean liberadas y puedan regresar inmediatamente con sus familias".

    Para leer más