20 de agosto de 2019
5 de marzo de 2014

España "desea" que no se llegue a las sanciones contra Rusia

España "desea" que no se llegue a las sanciones contra Rusia
POOL

Pide respeto a la integridad territorial de Ucrania y al principio de la soberanía nacional sin injerencias externas


   MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

   España "desea" que la UE no llegue a adoptar sanciones contra Rusia por violar la integridad territorial de Ucrania con su actuación en Crimea y se produzca antes una "desescalada" de la tensión actual que evite tener que tomar represalias.

   Así lo ha expuesto el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, en rueda de prensa conjunta con su colega ruso, Sergei Lavrov.

   El ministro español ha explicado que España apoyó y por tanto, se siente "obligada" a cumplir las conclusiones de la reunión extraordinaria de ministros europeos de Exteriores del lunes pasado, que advierten de que si Rusia no toma medidas para rebajar la tensión los europeos considerarían suspender las conversaciones con Rusia en materia de visado y de comercio, así como otro tipo de "medidas selectivas", que no detallaron.

   Sin embargo, García-Margallo ha subrayado que España "desea que la situación se calme, que esa desescalada se produzca", que no se llegue a las sanciones y que en cambio, la UE y Rusia sustituyan la "desconfianza" entre ellos y avancen en los temas que tienen pendientes, como la conclusión de un nuevo acuerdo bilateral.

   En su opinión, la UE y Rusia son dos actores importantes en la vida internacional que "tienen que entenderse", por lo que ha subrayado que éste "es el momento del diálogo" y de la "diplomacia" y España, ha dicho, está dispuesta a "aportar su granito de arena" con todas las partes en la "resolución política y pacífica del conflicto".

   En su intervención inicial, el ministro calificó de "magnífico" el estado de las relaciones políticas de España con Rusia, país que, recordó, es el tercer proveedor de petróleo a España, cubriendo el 14 por ciento de la demanda nacional. El 89 por ciento de las importaciones españolas desde Rusia en 2013 fueron crudo, ha señalado.

   Rusia es además un emisor importante de turistas hacia España. El año pasado, millón y medio de rusos visitó nuestro país, según ha recordado.

   Los dos ministros mantuvieron en el Palacio de Santa Cruz un desayuno de trabajo de aproximadamente una hora y después comparecieron ante los medios de comunicación en la rueda de prensa más multitudinaria que ha acogido el Ministerio español de Exteriores desde la visita de Condoleezza Rice en 2007.

   García-Margallo y Lavrov repasaron los principales asuntos de la agenda bilateral, además de abordar la situación en Ucrania, donde el primer principio que se debe respetar es, a juicio de Margallo, "la legalidad internacional y la Constitución" de Ucrania, que consagran "la inviolabilidad de las fronteras, la integridad territorial y el principio de la soberanía nacional sin injerencias externas".

   La Constitución ucraniana, ha añadido, "consagra la indivisibilidad del territorio y la pertenencia de la República autónoma de Crimea a Ucrania".

ERRORES

   García-Margallo ha reconocido que la situación que se vive en la actualidad en Crimea arrancó con la decisión del presidente depuesto ucraniano, Viktor Yanukovich, de no firmar el acuerdo de asociación y comercio con Ucrania, "que erróneamente fue presentado como una alternativa exclusiva y excluyente a la Unión Aduanera euroasiática que Rusia y otros países del área han puesto en marcha".

   El Gobierno español opina, y así lo ha transmitido en la UE, que estas dos opciones, el acuerdo de asociación UE-Ucrania y la Unión Aduanera, "no deben ser considerados opciones incompatibles" sino que deben ser "dos pilares sobre los que ir avanzando en un acuerdo de libre asociación entre Rusia y la UE para crear una zona de libre comercio desde Lisboa a Vladivostok", ha continuado Margallo.

   El ministro español ha citado a su antecesor en el cargo Javier Solana para subrayar la necesidad de que la UE y Rusia deben "superar el déficit de confianza estratégica" entre ellas porque están "condenadas a entenderse".

Para leer más