26 de noviembre de 2020
27 de diciembre de 2006

España.-El obispo de Córdoba rechaza el uso compartido de la Catedral porque "no contribuiría a la convivencia pacífica"

CORDOBA, 27 Dic. (EUROPA PRESS) -

El obispo de Córdoba, Juan José Asenjo, se opuso hoy al uso compartido de la mezquita-catedral que ha reclamado a la Santa Sede la Junta Islámica de España, pues aunque destacó su apuesta por "unas relaciones de respeto y aprecio" entre ambos credos, consideró que una medida de tal índole "no contribuiría a la convivencia pacífica" entre católicos y musulmanes.

En un comunicado remitido a Europa Press, Asenjo hizo alusión a la misiva remitida por la Junta Islámica de España al Papa Benedicto XVI; un escrito en el que el colectivo islámico solicitaba a la Santa Sede el uso compartido de la Catedral de Córdoba para su transformación en un "templo ecuménico" en el que orasen católicos y musulmanes.

Al respecto, indicó que su diócesis apuesta por "unas relaciones de respeto y aprecio por los musulmanes que viven entre nosotros", al tiempo que aboga por "el dialogo interreligioso". No obstante, Asenjo advirtió de que "no ayudaría a dicho diálogo el uso compartido de templos y lugares de culto, algo que sólo generaría confusión en los fieles, dando pie al indiferentismo religioso".

En ese sentido, aclaró que un uso compartido de los lugares de culto "puede tener sentido circunstancialmente en un aeropuerto o en una villa olímpica, puesto que no se trata propiamente de templos sino de lugares de oración, pero no en el caso de una catedral".

En esa línea de argumentación, explicó que el Obispado de Córdoba "no se opone a que los musulmanes" de la zona dispongan de "dignos" lugares de culto, aunque matizó que "estos lugares deben ser proporcionados al número de fieles que practican el Islam, relativamente pequeño en Córdoba". "El uso compartido de la Catedral de Córdoba por católicos y musulmanes no contribuiría a la convivencia pacífica de los diferentes credos", resumió Asenjo antes de advertir de que "las raíces cristianas de Córdoba y su historia cristiana 17 veces centenaria merecen ser respetadas".

Tras su exposición, Asenjo recordó que el Obispado de Córdoba y su Cabildo tienen títulos jurídicos "fehacientes" y "títulos históricos incontestables" para mantener el uso exclusivo de la Catedral por la Iglesia Católica.

Las excavaciones arqueológicas dirigidas por el arquitecto Félix Hernández en 1930 probaron la existencia en el subsuelo de la actual Catedral de todo un complejo episcopal que puede datarse entre los siglos IV y VI; tratándose de los restos arqueológicos de la basílica visigótica dedicada a San Vicente Mártir, la 'domus episcopalis', y muy probablemente la escuela clerical y los servicios de caridad del Obispo.

Todo este complejo, según Asenjo, fue destruido tras la invasión musulmana en el año 711, aprovechando sus materiales para construir parte de la mezquita musulmana, que tras la conquista de la ciudad por parte de Fernando III en 1236 fue donada a la Iglesia por el propio monarca.