30 de marzo de 2020
15 de octubre de 2018

Estado Islámico ejecuta a una cooperante del CICR secuestrada en Nigeria

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

El grupo yihadista Estado Islámico en la Provincia de África Occidental ha ejecutado este lunes a Hauwa Mohammed Liman, una cooperante del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) secuestrada en marzo en la localidad de Rann, ubicada en el estado de Borno, noreste de Nigeria.

Según las informaciones recogidas por el medio local The Cable, la mujer ha sido ejecutada de un disparo en la cabeza tras ser obligada a arrodillarse delante del verdugo.

Asimismo, el grupo ha amenazado con mantener a Leah Sharibu, la única niña cristiana secuestrada en Dapchi --y la única que no ha sido liberada-- como "esclava de por vida".

La ejecución de Liman, confirmada por el Ministerio de Información de Nigeria, tiene lugar un mes después de que el grupo islamista ejecutara a Saifura Ahmed, otra trabajadora humanitaria secuestrada en Rann.

Ahmed fue secuestrada junto a Liman y Alice Lokhsa, enfermera que trabaja en un centro apoyado por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNCIEF), cuando prestaban atención prenatal en Rann.

El grupo ha dicho en un comunicado que "ha cumplido su palabra". "Saifura y Hauwa fueron asesinadas porque son consideradas apóstatas por el grupo porque fueron musulmanas que abandonaron el Islam en el momento en el que decidieron trabajar con Cruz Roja", ha indicado.

"Para nosotros no hay diferencia entre Cruz Roja y UNICEF. Si les vemos, mataremos a los apóstatas que están con ellos, hombres o mujeres, y elegiremos si les matamos o nos quedamos con los infieles como esclavos, hombres o mujeres", ha zanjado.

El Gobierno de Nigeria ha expresado su "tristeza" por la ejecución de la cooperante "pese a las acciones llevadas a cabo y los llamamientos generalizados para salvar a la joven", según un comunicado publicado por el Ministerio de Información.

El titular de la cartera, Lai Mohamed, ha descrito la ejecución como "ruin, inhumana y escandalosa", al tiempo que ha recalcado que "nada puede justificar el derramamiento de la sangre de personas inocentes".

"Es muy desafortunado que se haya llegado a esto. Antes y después de la fecha límite declarada por los secuestradores, el Gobierno hizo todo lo que cualquier Gobierno responsable debe hacer para salvar a la trabajadora humanitaria", ha dicho, antes de expresar sus condolencias a los familiares de Liman.

"Como hemos estado haciendo desde que estas jóvenes fueron secuestradas, mantuvimos la línea de negociaciones abierta. En todas las negociaciones actuamos en interés de las mujeres y el país en su conjunto", ha destacado.

Así, Mohamed ha apuntado que el Ejecutivo "mantendrá abiertas las negociaciones y seguirá trabajando para liberar a la mujer inocente que sigue en manos de los secuestradores", al tiempo que ha dado las gracias a todos los "gobiernos amigos" que trabajan con Abuya para lograr la liberación de las secuestradas.

EL CICR DICE ESTAR AL TANTO DE LAS "DEVASTADORAS INFORMACIONES"

Por su parte, el CICR ha confirmado estar al tanto de las "devastadoras informaciones" sobre la ejecución de la cooperante, si bien ha resaltado que "en estos momentos no hay confirmación de que esto sea cierto" y que "desea de forma desesperada que no lo sea".

"Daremos información cuando tengamos información exacta. Esta situación es descorazonadora, y nuestros pensamientos están con su familia", ha resaltado el organismo en un mensaje en su cuenta en la red social Twitter.

El CICR había lanzado el domingo una súplica por la vida de la cooperante. "Pedimos misericordia. Les instamos a que no maten a otro trabajador sanitario inocente que no estaba haciendo nada más que ayudar a la comunidad en el noreste de Nigeria", dijo el comité.

El organismo pidió a las autoridades que actuaran con rapidez para impedir su asesinato y recordó que Estado Islámico es perfectamente capaz de cumplir su amenaza porque una mujer de otras dos secuestradas en septiembre fue ejecutada por la organización terrorista.

"Es esencial que se actúe con premura y urgencia. Esta fecha límite que nos han impuesto podría desembocar en el asesinato de otra trabajadora humanitaria", lamentó el CICR.

La directora de operaciones del CICR para África, Patricia Danzi, subrayó que "estas mujeres son parteras, enfermeras y estudiantes". "Como todos los secuestrados, no forman parte de ningún combate. Son hijas y hermanas, una es una madre; son mujeres con el futuro por delante, los hijos que criar y familias a las que volver", zanjó.