18 de enero de 2020
12 de diciembre de 2019

Estado Islámico reclama la autoría del ataque contra la base del Ejército de Níger en Inates

Aplazada la cumbre convocada por Macron con los países del Sahel en Pau para la próxima semana

Estado Islámico reclama la autoría del ataque contra la base del Ejército de Níger en Inates
Bandera de Estado Islámico pintada en un muro - REUTERS / ALAA AL-MARJANI - ARCHIVO

MADRID, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

El grupo yihadista Estado Islámico en África Occidental (ISWA) ha reclamado este jueves la autoría del ataque ejecutado en la noche del martes contra una base del Ejército nigerino en Inates (oeste), que se saldó con la muerte de 71 soldados.

En un comunicado publicado por la agencia Amaq, el grupo ha resaltado que el ataque dejó más de un centenar de muertos en el seno del "Ejército apóstata de Níger".

Así, ha subrayado que "los soldados del califato" irrumpieron en la base, que tomaron durante varias horas, y se hicieron con armas, municiones y 16 vehículos, entre otros materiales.

El Ministerio de Defensa de Níger confirmó en la noche del miércoles que el ataque contra Inates, situada en la región de Tillaberi, se había saldado con 71 militares muertos, doce heridos y un número indeterminado de desaparecidos, por lo que no se descarta que el número de muertos aumente en las próximas horas.

Asimismo, resaltó que los enfrentamientos se han saldado con "un número importante de terroristas muertos", sin especificar, al tiempo que agregó que "las operaciones están en marcha en la zona". El portavoz detalló que en el ataque se emplearon proyectiles de artillería y varios coches bomba, antes de asegurar que las fuerzas de seguridad habían conseguido que la situación esté "bajo control".

Los atacantes, que sabotearon los sistemas de comunicaciones antes de iniciar el asalto, provocaron graves daños materiales en el interior de la base, ubicada al noreste de la capital, Niamey.

El presidente del país, Mahamadou Issoufou, acortó su visita oficial a Egipto para volver a Níger tras el "drama" en Inates y durante la jornada del jueves ha presidido una reunión del Consejo Nacional de Seguridad para abordar "el ataque trágico" en Inates.

APLAZADA LA CUMBRE ENTRE FRANCIA Y EL G5 SAHEL

Por otra parte, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, y su homólogo de Níger acordaron posteriormente aplazar hasta principios de 2020 la reunión que iba a celebrarse el próximo lunes en la ciudad francesa de Pau, a raíz del ataque registrado en Níger.

Macron llamó por teléfono el miércoles por la noche a Issoufou tras el ataque en Inates en el que han muerto al menos 71 militares nigerinos y los dos coincidieron en proponer al resto de participantes en la cita su aplazamiento hasta principios de año, según ha informado el Elíseo en un comunicado.

El presidente francés había citado a los presidentes de los países que integran el G5 Sahel --Mauritania, Chad, Burkina Faso, Níger y Malí-- el 16 de diciembre en Pau con el fin de que le aclararan qué esperan de Francia y en concreto de su misión militar en la región, 'Barkhane', después de la muerte de 13 soldados galos en un accidente de helicóptero mientras participaban en una operación contra yihadistas en Malí.

La convocatoria ha generado malestar en los cinco países, en particular en Malí y Burkina Faso, los dos países más golpeados en los últimos meses por las acciones de los grupos yihadistas y donde cada vez son más las voces en contra de la presencia de tropas francesas.

En este sentido, el presidente burkinés, Roch Marc Christian Kaboré, dijo este jueves que sentía que los líderes del G5 estaban recibiendo órdenes de Macron. "Encontré el tono y las condiciones de la invitación del presidente Macron problemáticos", reconoció en declaraciones a la televisión nacional.

En lugar de recibir una invitación formal del Elíseo, Kaboré aseguró que se enteró de la cita por la prensa, según informa DPA. "La forma y el contenido de la declaración (de Macron) no tuvo mucho tacto", subrayó el mandatario burkinés, que incidió en que los términos de la alianza tienen que revisarse.

Los cinco presidentes sahelianos se reunirán sin embargo el próximo domingo en Niamey en una cumbre extraordinaria. Según informa el diario local nigerino 'L'Evenement', la cita estaba previsto que tuviera lugar en Uagadugú pero se ha decidido trasladarla a la capital de Níger en solidaridad por el ataque.

EL ATAQUE MÁS MORTÍFERO CONTRA EL EJÉRCITO

El ataque contra la base de Inates se ha convertido el más mortífero perpetrado en el país en cuanto a bajas en las filas del Ejército, superando al ejecutado en 2015 contra Karamga por el grupo yihadista Boko Haram --del que se escindió ISWA--, que se saldó con la muerte de 46 soldados y cerca de 30 civiles.

Boko Haram ejecutó posteriormente en junio de 2016 un ataque contra Bosso --situada en el sureste del país, cerca de la frontera con Nigeria-- en el que murieron al menos 35 militares. En el asalto participaron cerca de cien miembros de Boko Haram, que se hicieron además con armamento y municiones durante el saqueo de la base.

Por su parte, la base de Inates fue atacada en julio de este mismo año, un suceso que se saldó con la muerte de 18 soldados y cuya autoría fue reclamada por el grupo yihadista Estado Islámico en África Occidental (ISWA).

Este último ataque ha tenido lugar un día después de otro asalto contra una base militar en la región de Tahoua (oeste), en la que murieron tres soldados y catorce de los atacantes, según el Ministerio de Defensa.

Níger ha sido escenario de un repunte de la violencia yihadista, especialmente en la zona del lago Chad --la región de Diffa-- y en la frontera con Burkina Faso y Malí --Tillaberi y Tahoua--, donde están activos varios grupos yihadistas, entre ellos las filiales de Al Qaeda y Estado Islámico.

Para leer más