20 de marzo de 2019
17 de diciembre de 2010

El Estado Mayor insta al Senado de EEUU a aprobar la nueva versión del START

WASHINGTON, 17 Dic. (Reuters/EP) -

El 'número dos' del Estado Mayor de Estados Unidos, el general James Cartwright, ha instado al Senado a aprobar el tratado de reducción de armamento nuclear suscrito con Rusia, START, al considerar que es una garantía de transparencia en las relaciones bilaterales. No obstante, el bloque republicano ha vuelto a manifestar su resistencia a aprobar el texto.

En una rueda de prensa ofrecida el jueves desde la Casa Blanca, Cartwright despejó las dudas sobre el respaldo de las Fuerzas Armadas a este acuerdo, al aclarar que todo el Estado Mayor "está detrás del tratado". "Para tener transparencia en nuestras relaciones y comprender las reglas sobre las que estructuramos nuestra actividad, necesitamos el START y lo necesitamos mucho", aseveró.

Estas declaraciones se producen después de la primera jornada de discusión del texto del tratado en el Senado, donde, a pesar de la urgencia de los demócratas por aprobarlo, los republicanos se oponen al alegar que no han tenido tiempo suficiente para valorar las implicaciones que su entrada en vigor tendrá para la seguridad nacional y, especialmente, para la modernización del Ejército.

"Es ingenuamente optimista asumir que un mundo con menos armas nucleares es lo mismo que un mundo seguro. Nuestra seguridad siempre ha dependido de un elemento disuasivo fuerte y flexible", dijo el republicano John Ensing durante su intervención en la Cámara Alta.

Mientras, desde el bloque oficialista se insiste en que es necesario aprobar el texto antes de que expire la vigencia de su versión anterior, a finales de este mes, ya que sería un paso atrás en las relaciones de confianza con Rusia, que está a la espera de que Estados Unidos dé el visto bueno al START para seguir sus propios pasos.

"Si no tenemos nuevo START en el plazo previsto, después cuando queramos reducir el número de armas nucleares y limitar su uso, entonces, como ya ha dicho el presidente, ya no será posible", advirtió el subsecretario adjunto para de Defensa para asuntos políticos, Jim Miller.

Este acuerdo, rubricado el pasado mes de abril por los presidentes de Estados Unidos y Rusia, Barack Obama y Dimitri Medvedev, respectivamente, prevé una reducción del arsenal nuclear de ambos países en un 30 por ciento, limitando el número de cabezas nucleares a 1.550, durante los próximos siete años.

La Casa Blanca confía en ratificar el tratado antes del mes de enero, cuando los demócratas perderán su mayoría en la Cámara de Representantes y reducirán su presencia en el Senado, como consecuencia de sus malos resultados en las legislativas de noviembre, lo que dificultaría aún más la aprobación del texto.

(EUROPA PRESS INTERNACIONAL)