20 de agosto de 2019
13 de septiembre de 2014

La mayoría de los estadounidenses respaldan la ofensiva contra el Estado Islámico

WASHINGTON, 13 Sep. (Reuters/EP) -

   La mayoría de ciudadanos estadounidenses respalda la ofensiva lanzada contra los milicianos del Estado Islámico en sus posiciones de Irak, aunque son reticentes a emprender una larga campaña que lleve a un nuevo conflicto, según ha indicado un nuevo sondeo.

   Casi un 75 por ciento de los encuestados han asegurado apoyar la campaña militar de ataques aéreos, que el presidente estadounidense, Barack Obama, afirmó que se doblaría y extendería más allá de Irak y Siria para combatir al extremismo suní.

   Frente a esta cifra, un 21 por ciento se ha mostrado en contra de la ofensiva, mientras que un 16 por ciento de la población continúa indecisa. Este sondeo supone un buen resultado para la Administración Obama, que continúa impulsando la creación de una coalición internacional que combata al Estado Islámico.

   Sin embargo, los estadounidenses prefieren que la ofensiva se realice a través de ataques aéreos, al considerarlos menos arriesgados que una incursión terrestre, ha indicado una de las responsables de la encuesta, Julia Clark.

   "La gente ve los ataques aéreos como quirúrgicos. Piensan que pueden ir y hacer algo que afecte de manera negativa a este horrible grupo de personas y que podemos salir con un riesgo muy bajo de vidas estadounidenses", ha explicado.

MENOS DE DOS AÑOS

   Sin embargo, al ser preguntados si apoyarían una ofensiva aérea que durase más de dos años, los ciudadanos estadounidenses que respaldan la campaña militar disminuyen hasta en un 53 por ciento. Un 28 por ciento se ha mostrado contrario a una ofensiva extensa y un 19 por ciento continuaría indeciso.

   Esta encuesta se ha realizado poco después de que Obama detallase los planes de la ofensiva en un discurso. Su plan para combatir al Estado Islámico de forma simultánea en Irak y Siria lleva al país a dos guerras diferentes, en las que cada en la región tiene intereses, que han cambiado alianzas y en las que las estrategias se mezclan con la división de 1.300 años entre suníes y chiíes.

GRADO DE AMENAZA

   Los encuestados también se han podido ver influenciados por la reciente decapitación de dos periodistas estadounidenses, a los que mantenía secuestrados y cuya ejecución ha sido publicada en vídeo y dada a conocer a través de las redes sociales.

   Al ser preguntados por la mejor forma de combatir a los milicianos suníes, un 44 por ciento de los encuestados considera que son los ataques aéreos, mientras que un nueve por ciento se muestra favorable a enviar ropas de combate estadounidenses.

Para leer más