28 de enero de 2020
14 de diciembre de 2019

El expresidente de Polonia Lech Walesa llama a la población a protestar contra la reforma judicial del PiS

El expresidente de Polonia Lech Walesa llama a la población a protestar contra la reforma judicial del PiS
Lech Walesa - MICHAEL BROCHSTEIN

VARSOVIA, 14 Dic. (DPA/EP) -

El expresidente polaco Lech Walesa, figura principal de la transición de la dictadura a la democracia en el país, ha invitado este sábado a la población a salir a las calles masivamente para protestar si el gobernante Partido Ley y Justicia (PiS) sigue adelante con su propuesta de reforma judicial.

"No podemos permitir la destrucción de una justicia independiente. Basta de cesiones", ha apuntado el Nobel de la Paz en un mensaje publicado en Twitter.

Así, llama a participar en la "marcha de más de un millón hacia Varsovia" y ha anunciado que estará en primera línea de la manifestación.

Mientras, el líder y presidente del PiS, Jaroslaw Kaczynski, ha defendido en una entrevista con la agencia de noticias polaca PAP esta iniciativa. "Espero que este proyecto frene la destrucción de nuestro sistema judicial", ha afirmado, al tiempo que ha denunciado como "anarquía", los últimos acontecimientos.

El Tribunal Supremo de Polonia ha sentenciado que el nuevo órgano disciplinario impulsado por el PiS no puede ser considerado como un tribunal e insta a los jueces integrantes de la misma a no emitir más sentencias.

El jueves el PiS respondió presentando una enmienda en la que se prevén sanciones para los jueces si cuestionan la legalidad de los nombramientos judiciales. La reforma judicial prohíbe a los jueces participar en actividades políticas y prevé sanciones e incluso la destitución.

La Comisión Europea ha abierto procedimientos de infracción contra Polonia por estas reformas judiciales y ha llevado a Varsovia ante el Tribunal de Justicia de la UE.

En concreto, denunció que la ley polaca permite investigar y en última instancia sancionar a jueces ordinarios por el contenido de sus decisiones judiciales --incluido por elevar preguntas prejudiciales al Tribunal de Justicia de la UE-- y el hecho de que los miembros de la Cámara Disciplinaria del Tribunal Supremo --encargada de revisar los expedientes disciplinarios contra los jueces-- sean seleccionados por los magistrados del Consejo Judicial nombrados a su vez por el Parlamento, ya que "no garantiza su independencia e imparcialidad".

Otro de los puntos problemáticos que ve Bruselas del nuevo régimen disciplinario es que afecta al derecho de defensa de los jueces de los tribunales ordinarios.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ya dictaminó en junio que la polémica reforma impulsada hace más de un año por el Gobierno ultraconservador polaco que adelanta la jubilación de 70 a 65 años --una jubilación forzosa que se aplica de manera retroactiva-- de los jueces del Tribunal Supremo viola los principios de inamovilidad del juez y de independencia judicial.

Para leer más