22 de mayo de 2019
20 de mayo de 2014

El exprimer ministro Thaksin Shinawatra dice que la imposición de la ley marcial "era algo previsible"

MADRID, 20 May. (EUROPA PRESS) -

El exprimer ministro tailandés Thaksin Shinawatra ha afirmado este martes que la decisión del Ejército de imponer la ley marcial "era algo previsble para todos aquellos que han seguido la situación política en el país".

"Sin embargo, espero que (la ley marcial) no cause daños a los derechos civiles ni deteriore el proceso democrático más de lo que ya lo está", ha agregado Thaksin a través de su cuenta oficial en la red social Twitter. "Esto minaría aún más la imagen de Tailandia a los ojos del mundo", ha remachado.

El Ejército, que ha dado varios golpes de Estado a lo largo de la historia del país, el último en 2006, ha recalcado que la decisión de imponer la ley marcial no está vinculada con un golpe militar.

En un comunicado leído a través de la televisión pública, ha indicado que la misma "ha sido impuesta para restaurar la paz y el orden a la gente de todos los bandos" y ha asegurado que "el público no tiene que entrar en pánico, sino vivir sus vidas con normalidad".

En este sentido, el viceportavoz del Ejército, Winthai Suvari, ha puntualizado que "la ley marcial no tiene nada que ver con el Gobierno, que continúa funcionando con normalidad".

Poco después del anuncio, el Ejército ha solicitado a los manifestantes progubernamentales y antigubernamentales que permanezcan en sus lugares de protesta y que no celebren marchas. "Los grupos deben dejar de desplazarse de un sitio a otro", ha recalcado.

Por su parte, el ministro de Justicia, Chaikasem Nitisiri, ha asegurado que el Gobierno sigue al frente del país. "Es bueno que el Ejército se preocupe por la seguridad del país. Sin embargo, el Gobierno tiene aún poderes totales para dirigir el país", ha indicado.

La ley marcial da al Ejército el poder de actuar en caso de guerra o revuelta; usar armas para hacer frente a un levantamiento; inspeccionar, confiscar y ocupar cualquier vehículo o instalación; censurar información; bloquear y controlar los servicios postales; y activar los tribunales militares para juzgar cualquier supuesto crimen que recaiga bajo la ley marcial.

Asimismo, permite movilizar a civiles para ayudar al Ejército; hacerse con recursos como vehículos o material logístico para apoyar sus operaciones; prohibir las reuniones públicas, publicaciones, comunicaciones, viajes, transporte y movimiento de la población; imponer toques de queda; destruir cualquier instalación para beneficiar una operación militar; detener sospechosos durante siete días; y no pagar compensaciones por los daños provocados por sus operaciones.

Thaksin, que ocupó el cargo entre 2001 y 2006, vive en un exilio autoimpuesto desde que fue derrocado del poder. Su hermana, Yingluck Shinawatra, ocupó el cargo de primera ministra hasta que fue apartada a principios de mayo por el Tribunal Constitucional.

El origen de las manifestaciones contra el Gobierno es el rechazo de los manifestantes a una ley que el Ejecutivo intentó aprobar a finales de 2013 y que hubiese permitido el regreso a Tailandia de Thaksin.

El Gobierno decidió en diciembre descartar esa norma y convocó elecciones anticipadas para febrero pero esos comicios fueron anulados por el Constitucional, por lo que el Ejecutivo llevan trabajando en funciones, con sus competencias muy limitadas desde ese mes.

Para leer más