20 de septiembre de 2019
  • Jueves, 19 de Septiembre
  • 18 de noviembre de 2014

    Fallece bajo custodia un seguidor de Mursi arrestado en noviembre en una universidad

    MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

    Un estudiante universitario egipcio seguidor del derrocado presidente Mohamed Mursi, miembro de la organización islamista Hermanos Musulmanes, falleció el domingo bajo custodia, si bien las pruebas forenses apuntan a que no fue torturado.

    El portavoz de la Autoridad Forense, Hisham Abdel Meguid, ha dicho que la autopsia inicial descarta torturas, si bien ha matizado que se ha de esperar al informe final, según ha informado el diario egipcio 'Al Ahram'.

    Fuentes de seguridad han indicado que el fallecido, identificado como Mohamed Ramadán Yehia, sufrió dificultades respiratorias en la comisaría y que murió antes de llegar al hospital, si bien Hermanos Musulmanes y la familia del joven han acusado a las autoridades de torturarle.

    La Policía ha irrumpido en al menos cinco campus universitarios desde el inicio del semestre el 11 de octubre para reprimir las manifestaciones en apoyo a Mursi y a la organización islamista, declarada como un grupo terrorista por las nuevas autoridades.

    Ramadán Yehia fue arrestado a principios de mes por hacer fotografías a unos agentes que estaban examinando un presunto artefacto explosivo localizado cerca de la puerta de la Universidad Ain Shams, centro en el que estudiaba. Posteriormente, las autoridades le acusaron de haber colocado explosivos en el centro de estudios.

    La organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) afirmó en un informe publicado en octubre que al menos 95 presos han muerto bajo custodia en el país en los últimos doce meses.

    El Gobierno de Abdelfatá al Sisi, quien accedió a la Presidencia tras encabezar un golpe de Estado militar en julio de 2013 contra Mursi --quien un año antes se había convertido en el primer presidente electo de la historia del país--, ha lanzado una campaña contraHermanos Musulmanes y los grupos revolucionarios que encabezaron las protestas que provocaron la caída del régimen de Hosni Mubarak en 2011.

    La campaña se ha saldado por el momento con miles de encarcelados y condenados por diversos cargos en juicios que han sido denunciados por las ONG internacionales por su falta de transparencia.

    Además, cientos de miembros y seguidores de Hermanos Musulmanes han muerto en la represión de sus protestas tras el derrocamiento de Mursi. El propio expresidente hace frente a varios juicios por múltiples cargos, algunos de los cuales implican la pena de muerte.

    Este mismo lunes, un tribunal militar ha condenado a 17 seguidores de Mursi a penas de hasta diez años de cárcel por llevar a cabo ataques contra el personal y las instalaciones militares en agosto de 2013 tras el desmantelamiento violento de dos acampadas en El Cairo, que se saldaron con centenares de muertos.