26 de mayo de 2019
8 de julio de 2014

La familia del adolescente palestino asesinado rechaza las condolencias de Netanyahu

MADRID, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

La familia del joven palestino secuestrado y asesinado la semana pasada en Jerusalén ha rechazado este lunes las condolencias presentadas por el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y ha asegurado no haber sido consciente de que dicha conversación fuera con el mandatario.

Un miembro de la familia del adolescente, Mohamed Abu Judeir, ha dicho que el padre del joven "ha recibido decenas de llamadas de teléfono de extranjeros e israelíes para presentar sus condolencias, pero no fue consciente de que una de ellas fue de Netanyahu y se sorprendió mucho cuando los medios publicaron esto".

Asimismo, ha subrayado que la familia rechaza las condolencias "de alguien que está de acuerdo con el asesinato de nuestra gente en Jerusalén, Cisjordania y la Franja de Gaza", según ha informado la agencia palestina de noticias Maan.

Así, y tras agregar que el Gobierno israelí encubre los ataque ejecutados por colonos contra la población palestina, ha asegurado que la familia de Abu Judeir se negó también a recibir al presidente saliente de Israel, Simon Peres. "Vinieron guardaespaldas de Peres para preparar la visita, pero nos negamos a recibirle", ha remachado.

Abu Judeir, de 16 años, fue quemado vivo, aparentemente como venganza por el asesinato de tres jóvenes colonos israelíes secuestrados el 12 de junio cerca de Hebrón. Su cuerpo fue hallado en el Bosque de Jerusalén el pasado miércoles.

Netanyahu ha hablado este lunes con la familia del adolescente palestino para expresar el "impacto" que ha supuesto este "crimen atroz" para "todos los ciudadanos israelíes", según un comunicado de su oficina recogido por el diario israelí 'The Jerusalem Post'.

Seis extremistas judíos han sido detenidos por su supuesta participación en el crimen y, según la prensa local, tres de ellos ya han confesado. Los sospechosos, descritos como "hombres jóvenes y menores de edad", residen en la localidad israelí de Beit Shemesh y en el asentamiento judío de Adam.