23 de septiembre de 2019
29 de septiembre de 2018

Filipinas defiende la campaña de Duterte contra las drogas ante la Asamblea de la ONU

Filipinas defiende la campaña de Duterte contra las drogas ante la Asamblea de la ONU
REUTERS / DONDI TAWATAO - ARCHIVO

MADRID, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Exteriores de Filipinas, Alan Peter Cayetano, ha aprovechado el estrado de la Asamblea General de la ONU para defender la controvertida campaña antidroga puesta en marcha por el presidente del país, Rodrigo Duterte, que ha dejado más de 4.800 muertos.

Según el ministro, Filipinas bajo la batuta de Duterte "es inflexible en las cuestiones del estado de Derecho, la paz justa y equitativa que lleve al orden el desarrollo y la prosperidad, y la protección de todos y cada uno de los seres humanos".

"Como país soberano y democrático liderada por un presidente debidamente electo, estamos encaminados a salvar a nuestro país en deterioro de convertirse en un narcoestado o un estado rehén de los ricos y poderosos que ignoran el sufrimiento de los pobres, los impotentes y los marginados, o ambos", ha defendido Cayetano.

El jefe de la Diplomacia ha asegurado que "el hambre por el cambio, la paz, el derecho y el orden es genuina" como también lo es la "pasión por mejorar nuestra economía" con el objetivo final de que los 10 millones de filipinos que viven fuera del país puedan optar por regresar si lo desean y que quienes están en el país "al menos viven una vida a salvo y confortable".

"Puede que en ocasiones difiramos en cómo nos expresamos, pero aún así esto no debería interpretarse como volver nuestra espalda a la Declaración Universal de los Derechos Humanos", ha señalado Cayetano, en una aparente alusión a las controvertidas declaraciones que ha hecho en más de una ocasión Duterte, granjeándose críticas desde fuera del país.

Al contrario, ha proseguido, "estamos realizando todas estas reformas para ser capaces de proteger los derechos de todos y cada uno de los filipinos". "Sí, los derechos de todos los filipinos si es posible", ha agregado.

"Pero en los casos en los que tenemos que elegir entre proteger los derechos de los ciudadanos que acatan la ley y las fuerzas de seguridad frente a los derechos de los narcos y los criminales, está claro que protegeremos a los primeros", ha sostenido el ministro filipino. "¿Quién no lo haría? ¿No haríais lo mismo?", ha preguntado a los presentes en la sala.

La intervención de Cayetano se produce después de que defensores de los Derechos Humanos hayan dado la voz de alarma en Filipinas después de que Duterte aparentemente admitiese un delito en un acto público. "Mi único pecado es la ejecución extrajudicial", afirmó el polémico mandatario, en unas declaraciones que su portavoz considera malinterpretadas.

Duterte ha desmentido en varias ocasiones que se hayan cometido irregularidades en el marco de su guerra contra las drogas, que se ha saldado con la muerte de más de 4.800 personas desde que tomó el poder en julio de 2016. El principal motivo de preocupación ha sido la ligereza con la que la Policía dispara a matar.

Durante un discurso en una ceremonia de toma de posesión el jueves, Duterte se preguntó qué había hecho mal. "¿He robado aunque fuera un peso?, afirmó el presidente, que acto seguido apuntó, sin entrar en más detalles: "Mi único pecado es la ejecución extrajudicial".

Estas declaraciones han hecho reaccionar a las ONG, que reclaman que se investigue a un presidente que ya tiene dos quejas presentadas ante el Tribunal Penal Internacional (TPI) por supuestos crímenes contra la Humanidad por su ofensiva policial.

Para leer más