19 de enero de 2021
4 de diciembre de 2020

La Fiscalía de Ecuador investiga un caso de corrupción que salpicaría a funcionarios de México y Brasil

La Fiscalía de Ecuador investiga un caso de corrupción que salpicaría a funcionarios de México y Brasil
Imagen de archivo de la bandera de Ecuador - 2013 GETTY IMAGES / DAN KITWOOD - ARCHIVO

MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Ecuador ha anunciado este jueves que está investigando, junto con la ayuda y colaboración de las autoridades de Estados Unidos, un nuevo caso de corrupción a nivel regional, que afectaría a tanto a funcionarios del país andino, como a otros trabajadores públicos de Brasil y México.

A través de su cuenta de Twitter, la Fiscalía ha comunicado que "se devela un nuevo esquema de corrupción, que involucra a varios países, entre ellos Ecuador. Gracias al intercambio de información entre Fiscalía de Ecuador y las autoridades de Estados Unidos, se inicia una investigación previa sobre estos hechos", aunque no ha dado más detalles.

Por su parte, el Departamento de Justicia de Estados Unidos comunicó este jueves un acuerdo al que ha llegado con la filial estadounidense del grupo de empresas Vitol, una de las compañías comerciales de energía más grandes del mundo, por el pago de 135 millones de dólares (unos 111 millones de euros) en una trama de corrupción que involucra a funcionarios de diversos países de la región latinoamericana por la compra de crudo.

"Durante un período de 15 años, Vitol pagó millones de dólares en sobornos a numerosos funcionarios públicos, en tres países separados, para obtener ventajas competitivas inadecuadas que resultaron en importantes ganancias ilícitas para la empresa", según ha detallado el secretario de justicia auxiliar interino, Brian Rabbitt, informa el diario ecuatoriano 'El Comercio'.

Según el documento de la justicia estadounidense, "para promover este esquema de soborno, Vitol y sus co-conspiradores celebraron acuerdos de consultoría falsos, establecieron empresas fantasmas, crearon facturas falsas para supuestos servicios de consultoría y utilizaron cuentas de correo electrónico de alias para transferir fondos a empresas offshore involucradas en la conspiración, todo ello sabiendo que los fondos, al menos en parte, se utilizarían para pagar sobornos a funcionarios ecuatorianos y mexicanos".