La Fiscalía de EEUU presenta cargos adicionales contra el sospechoso de enviar paquetes explosivos a figuras demócratas

9 de noviembre de 2018

NUEVA YORK, 9 Nov. (Reuters/EP) -

La Fiscalía de la localidad estadounidense de Nueva York ha presentado este viernes cargos adicionales contra Cesar Sayoc, acusado del envío de una docena de paquetes explosivos a, entre otros, el ex presidente de Estados Unidos Barack Obama.

Los fiscales han imputado a Sayoc con 30 cargos criminales, incluidos varios por el uso de un arma de destrucción masiva y el transporte de armas entre diversos estados del país. El hombre podría ser condenado a cadena perpetua.

El hombre, de 56 años de edad y residente de Aventura, al norte de Miami, tiene un largo historial criminal en Florida que se remonta a 1991 e incluye cargos de robo, drogas y fraude, además de ser acusado de amenazar con usar una bomba, según los registros públicos, los mismos que le revelan como votante registrado del partido Republicano, al que pertenece el presidente, Donald Trump.

Durante la operación para su detención, donde el ADN recuperado en los paquetes jugó un papel instrumental para su identificación, las autoridades se incautaron también de su vehículo, una furgoneta blanca empapelada de pósters favorables a Trump y con imágenes de Barack Obama o la ex secretaria de Estado Hillary Clinton -- también receptora de un paquete explosivo -- bajo un punto de mira.

Según los medios estadounidenses, Sayoc tenía dos cuentas en redes sociales, Twitter y Facebook, donde amenazaba a representantes del partido Demócrata. Su cuenta de Facebook es casi exclusivamente de contenido pro-Trump, incluidas fotos y videos que Sayoc supuestamente filmó en uno de los mítines políticos del presidente. Su Twitter está lleno de teorías de conspiracion propias de la extrema derecha.

En un momento dado, Sayoc supuestamente escribió "desaparecerás" en un tweet dirigido al multimillonario George Soros, objetivo de estos grupos. Soros recibió un paquete sospechoso en su casa del condado de Westchester, el primero de al menos 12 enviados por correo a figuras públicas.

Los políticos afectados no han dudado en calificar los hechos de terrorismo interno, al tiempo que han vinculado estos envíos con el clima de crispación política motivado por las elecciones legislativas del próximo martes y del que culpan en parte a Trump.

Trump ha coincidido en que son un "acto de violencia política", aunque ha dirigido la culpa a los medios de comunicación por publicar lo que él interpreta como "noticias falsas".

Contador

Últimas noticias