27 de noviembre de 2020
27 de febrero de 2006

Francia.- Un centenar de gobiernos estudian desde mañana en París formas innovadoras de financiar el desarrollo

Como primera medida, desde el próximo 1 de julio, Francia aplicará una contribución a los pasajeros que despeguen de territorio francés

MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

Representantes de un centenar de gobiernos se reunirán mañana y el míercoles en París para participar en una Conferencia sobre Financiaciones Innovadoras del Desarrollo, convocada por el presidente francés, Jacques Chirac.

El Gobierno español enviará a la conferencia una delegación, encabezada por el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Angel Moratinos, que estará encargado de presidir y moderar un panel titulado 'Codesarrollo y facilitación de las transferencias de los inmigrantes", el miércoles por la mañana.

De hecho, la participación del Gobierno español en la cita se centrará en cómo promover el abaratamiento de los envíos de remesas de los inmigrantes, para transformar estas transferencias en un arma de desarrollo.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ya avanzó el pasado septiembre que esta sería su línea prioritaria de acción en el ámbito de la financiación al desarrollo, y dejó claro que España no se sumará a la iniciativa 'estrella' lanzada por Francia, la imposición de una tasa solidaria en los billetes de avión en los trayectos con origen o destino en Francia.

El jefe del Ejecutivo español incidió en la importancia de las remesas, que en 2002 sumaron más de 80.000 millones de dólares en todo el mundo y en 2005 superaron posiblemente la cifra de 100.000 millones, más que la Ayuda Oficial al Desarrollo.

Esta conferencia se enmarca en la Alianza contra el Hambre y la Pobreza, que tiene su origen en enero de 2004, cuando un grupo Francia, Brasil y Chile con el apoyo del secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, e integrado sucesivamente por España, Alemania y Argelia, elaboró un informe en el que confirmó la viabilidad de nuevas fuentes innovadoras de financiación tales como las contribuciones internacionales de solidaridad, la simplificación de acceso a microcréditos en países en desarrollo o la reducción de los costes de envío de las remesas que hacen los emigrantes a sus respectivos países de origen.

Posteriormente y tras recoger un apoyo más amplio por parte de la comunidad internacional, en septiembre de 2004, con motivo del encuentro entre Jefes de Estado y Gobierno sobre la Acción contra el Hambre y la Pobreza celebrado en Nueva York, 107 países prestaron su apoyo a redactar la primera declaración sobre fuentes innovadoras de la financiación del desarrollo. El Gobierno español, presidido ya entonces por José Luis Rodríguez Zapatero, se sumó a la iniciativa.

Un año más tarde, en septiembre de 2005, con motivo de la cumbre sobre el cumplimiento de los Objetivos del Milenio de la ONU, una nueva declaración sobre fuentes innovadoras de financiación copatrocinada por el 'Grupo de los Seis' (Chile, España, Alemania, Brasil, Francia y la ONU) recibió el apoyo de 79 países.

La financiación innovadora del desarrollo tiene dos grandes objetivos. Por un lado, pretende completar la ayuda pública al desarrollo tradicional con el fin de aportar los 70.000 millones de dólares anuales (58.000 millones de euros) necesarios para lograr los Objetivos del Milenio. Por otra parte, pretende instaurar mecanismos de redistribución de la riqueza a escala de la economía globalizada, que permitan a los países en desarrollo no sólo recibir más ayuda exterior, sino de manera más previsible y eficaz.

CONTRIBUCION SOBRE LOS BILLETES DE AVION

Francia, el país anfitrión de la cita, ha presentado ya un proyecto consistente en una tasa solidaria en los billetes de avión. Desde el próximo 1 de julio, Francia espera recaudar unos 210 millones de euros al año para ayudas al desarrollo mediante el recargo de los billetes de avión. Esta contribución se aplicará a todos los pasajeros que despeguen del territorio francés con excepción de aquellos que estén en tránsito.

A pesar de formar parte del llamado 'Grupo de los Seis', Zapatero se desmarcó de la iniciativa de la Alianza para apostar por otras alternativas, como la reducción de los costes de envío de las remesas que hacen los emigrantes a sus respectivos países de origen o la simplificación del acceso a microcréditos de las familias receptoras en los países en desarrollo.

Aunque la recaudación dependerá del número de países participantes, con una contribución de 1 a 4 euros en los billetes de clase 'turista' y un aumento de 10 a 40 euros en 'gran clase' y 'business', podrían alcanzarse los 10.000 millones de euros, es decir, el equivalente a la sexta parte de la ayuda pública al desarrollo (APD) actual.

El Ministerio de Economía tiene previsto que "la contribución tenga escasa incidencia en el precio del billete, en la industria turística y el transporte aéreo". Asimismo, "tampoco tendrá impacto en la competencia, ya que todas las compañías, independientemente de su nacionalidad, tendrán que recaudar la contribución cuando alguno de sus aviones despegue de un aeropuerto situado en el territorio de algún país participante".

FARMACOS CONTRA LAS PANDEMIAS

Los organizadores destacaron además la lucha contra las tres pandemias (sida, tuberculosis y paludismo) como uno de los mayores desafíos tanto para los países del Norte como para los del Sur. Estas tres pandemias matan cada año a seis millones de personas. Asimismo, en la actualidad, cinco millones de personas no tienen acceso a tratamientos antirretrovirales contra el sida.

Así, el objetivo de los nuevos sistemas de financiación será aportar seguridad a la industria farmacéutica para sus ventas, de manera que se incrementen los volúmenes de producción de los tratamientos y se disminuya su coste.

Los 200 millones de euros anuales que la contribución francesa tiene previsto recaudar permitirán comprar tratamientos antirretrovirales para aproximadamente 1,3 millones de personas, según informó el Ministerio.

En este ámbito también participará el Gobierno español, que tiene previsto aportar una cantidad de 240 millones de dólares durante los próximos 20 años al proyecto de la Alianza Global para Vacunas e Inmunización. Eso supone una aportación de 9 millones de euros al año entre 2006 y 2025.