24 de noviembre de 2020
11 de diciembre de 2007

Francia.- Gadafi contradice a Sarkozy y dice que no hablaron de derechos humanos

Diputados socialistas, verdes y algunos de la UMP boicotean la visita del líder libio a la Asamblea nacional

PARIS, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

El coronel Muamar Gadafi asegura en una entrevista concedida a la cadena de televisión France 2 que no ha hablado de la cuestión de los derechos humanos con el presidente francés durante el encuentro que mantuvo ayer en Elíseo, a pesar de que el propio Nicolas Sarkozy aseguró ante la prensa haberle pedido al líder libio "avances" en este terreno.

Esta contradictoria versión de los hechos y el boicot de los diputados socialistas, verdes, e incluso algunos de la mayoría gubernamental, la UMP, a la recepción ofrecida a Gadafi en la Asamblea Nacional, han marcado la segunda de las cinco jornadas que durará la estancia del presidente libio en París, salpicada por un constante goteo de críticas y enfrentamientos que han llegado incluso al seno del Gobierno.

En la entrevista que France 2 emitirá esta noche y de la que se han avanzado ya algunos extractos, el líder de la revolución libia sostiene que no abordó el tema de los derechos humanos con su homólogo francés. Sarkozy, al evocar ayer el funcionamiento democrático y las libertades individuales en Libia, le dijo a Gadafi que se habían hecho avances pero que "todavía había que hacer progresos".

Cuando el periodista de France 2 le pregunta hoy a Gadafi qué piensa del hecho de que Sarkozy le pida "progresar" en materia de derechos humanos, el presidente libio responde lo siguiente: "Para empezar no hemos abordado, ni yo ni el presidente Sarkozy, este asunto", según la traducción realizada por la cadena.

El Elíseo niega esta versión y el secretario general de la presidencia, Claude Guéant, asegura que Sarkozy trató esta cuestión en dos ocasiones, durante su encuentro con Gadafi y en el transcurso de la cena ofrecida en El Elíseo. Guéant dice también que él fue testigo de ello.

Por otra parte, en la misma entrevista, Gadafi reprocha a la comunidad internacional preocuparse demasiado de Darfur. "La crisis se terminará por ella misma si se deja a los habitantes solucionarla entre ellos", dice.

ALFOMBRA PARA UN DICTADOR

Mientras, la polémica en torno a la controvertida visita del líder libio a París continúa y en la segunda jornada se ha trasladado a la Asamblea nacional francesa, donde Gadafi fue objeto de una recepción organizada en su honor por el presidente de la Cámara, Bernard Accoyer, desatando las protestas de buena parte de los diputados de la oposición parlamentaria.

Aunque Gadafi no subió a la tribuna de oradores, como lo han hecho otros jefes de Estado extranjeros como el norteamericano Bill Clinton o el propio rey Juan Carlos, al inicio de la sesión parlamentaria, el presidente del grupo socialista, Jean-Marc Ayrault, pidió la palabra para expresar su malestar por la estancia del líder libio en la Asamblea. "No se le extiende la alfombra roja a un dictador en el recinto de la democracia", dijo.

"No se extiende la alfombra roja de la Asamblea nacional a un hombre que jamás ha expresado públicamente el menor arrepentimiento por los atentados de los que su régimen es culpable", continuó el diputado socialista. "A un hombre --prosiguió-- que continúa practicando la pena de muerte, la tortura en sus prisiones, la criminalización de toda la oposición".

"¿Cómo olvidar que este hombre ha encarcelado y torturado a las enfermeras búlgaras y a un médico palestino inocente menospreciando todo derecho internacional?.No, ningún motivo justifica que recibamos al coronel Gadafi en la Asamblea nacional", concluyó Ayrault. A continuación, socialistas y verdes abandonaron airados el hemiciclo. El resto de los diputados permanecieron en sus escaños pero algunos diputados de la UMP esgrimieron toda suerte de excusas para no acudir a la recepción en honor a Gadafi.

También esta mañana se ha sabido que las enfermeras búlgaras que fueron liberadas el pasado julio, gracias a la mediación francesa y de la Comisión Europea, anularon una visita que tenían previsto hacer a Francia y que coincidía con la estancia en París del presidente libio. Además, no descartan presentar una denuncia contra Gadafi ante el Tribunal europeo de Justicia por los ocho años pasados en prisión y las torturas sufridas durante su reclusión.