26 de enero de 2021
27 de junio de 2006

Francia.- Lionel Jospin abre la puerta a su retorno a la política para poner fin "a la crisis profunda" de Francia

PARIS, 27 Jun. (Del corresponsal de EUROPA PRESS, Javier Gómez Muñoz) -

El ex primer ministro francés Lionel Jospin publicó hoy un artículo en el diario 'Le Monde' en el que abre la puerta a su posible retorno a la política activa, de cara a las elecciones presidenciales de 2007, después de que en 2002, tras su derrota frente al conservador Jacques Chirac y al ultraderechista Jean Marie Le Pen, anunciase que se retiraba de la política. En ningún momento Jospin aclara si aspirará a encabezar el Partido Socialista por tercera vez en una campaña presidencial, pero su texto, según el editorial de este diario, puede ser interpretado como "un verdadero programa de candidato".

En su artículo, titulado 'Mayo 2007', fecha de las próximas elecciones, Jospin analiza las necesidades de Francia que, en su opinión, "no puede arriesgarse a perder una nueva cita con su pueblo". Lionel Jospin, muy criticado en 2002 por reivindicar un "programa que no es socialista", opina esta vez que es necesario presentar "proyectos claros" que alteren la "relación degradada" de los franceses con la política.

Quien presidió el Gobierno de Francia de 1997 a 2002, opina que el país está "en declive" y "atraviesa una crisis profunda". Jospin juzga con severidad la presidencia "sin visión" de Chirac, su "política de contrasentidos" y sus dos Ejecutivos [el primero, de Jean Pierre Raffarin, y el segundo, de Dominique de Villepin] "divididos e impopulares".

Jospin identifica cuatro retos a los que todo candidato a las elecciones presidenciales debe responder: el empleo, la República, la influencia de Francia en Europa y también en el mundo". Según el primer ministro que aprobó la semana laboral de las 35 horas, "el pleno empleo es posible", a condición de apostar por "la iniciativa pública" y la "innovación".

Según la prensa francesa, Jospin no presentará su candidatura a liderar a los socialistas, pero espera que sea el partido el que acuda a él como alternativa de consenso, frente a las divisiones internas que vive el centroizquierda.

Aunque la presidenta de la región Poitou-Charentes, Ségolène Royal, domina todos los sondeos por cuarenta puntos de distancia, su ventaja entre los electores no es tan meridiana dentro del partido, entre los militantes, que serán quienes elijan a su jefe de filas, el próximo otoño.