25 de noviembre de 2020
1 de septiembre de 2007

Francia.- París analiza los hospitales penintenciarios y el tratamiento para agresores sexuales en Países Bajos

LA HAYA (PAÍSES BAJOS), 1 Sep. (EP/AP) -

La ministra de Justicia francesa, Rachida Dati, quien ayer se desplazó a Países Bajos para analizar el modelo de hospitales penitenciarios que alberga el país (sistemas conocidos por su acronismo TBS), y que ofrecen un tratamiento psiquiátrico obligatorio para los agresores sexuales reincidentes, anunció que el Gobierno francés ya ha destinado fondos para proyectos similares en Francia. "Estamos estudiando si hay buenas posibilidades de introducirlos en Francia", reconoció Dati después de realizar varias visitas a clínicas holandesa, y al término de su reunión con su homólogo holandés, Ernst Hirsch Ballin.

La visita se produce después de que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, anunció que tomaría mano dura contra los agresores sexuales reincidentes de menores, a raíz de la violación de un menor de cinco años en Francia por un pererasta de 61 años que acababa de cumplir una condena carcelaria por otra ofensa sexual contra otro menor. En su caso, fue condenado en tres ocasiones por abusar sexualmente de menores.

Dati reconoció que Francia no tiene un sistema parecido al TBS. "Los agresores como los pederastas son condenados, y al final de su condena, se toman varias medidas de seguridad, pero no se les pide someterse a tratamiento, después de cumplir sus penas", explicó.

Una posibilidad, incidió, sería transferir a los agresores de delitos sexuales a un centro de asilo u otra institución si todavía se considera que necesitan ser tratados médicamente aún después de cumplir su condena.

Respecto a la financiación de estos hospitales penitenciarios, Dati explicó que el Ejecutivo francés ya ha aprobado una partida para los próximos dos años. "Hay voluntad política. Esta es una de las prioridades de esta Administración", insistió.

El secuestro de un menor de su casa hace dos semanas en la localidad de Roubaix, en el norte de Francia, conmocionó al país, y motivó a Sarkozy a ordenar la revisión de la política carcelaria y remitir al Parlamento un proyecto legislativo en la materia el próximo mes de noviembre.

El jefe de Estado galo criticó que el agresor que cumplía una sentencia de 27 años de cárcel, saliera de forma ancipada tras beneficiarse de una redención carcelaria, después de estar 18 años preso, algo que dijo no debe aplicarse a los agresores sexuales considerado peligrosos.