30 de marzo de 2020
17 de marzo de 2008

Francia.- Sarkozy y Chirac, juntos para rendir homenaje al último combatiente francés de la Gran Guerra

PARIS, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

El primer acto oficial del presidente de la República francesa, Nicolas Sarkozy, tras el descalabro electoral sufrido ayer en las urnas por la derecha, ha sido el homenaje en la explanada de los Inválidos a Lazare Ponticelli, el último combatiente francés de la Primera Guerra Mundial fallecido la semana pasada a los 110 años. Sarkozy presidió el homenaje al lado de su antecesor en el Elíseo, Jacques Chirac.

El homenaje al último soldado de la Gran Guerra y a sus 8,5 millones de camaradas comenzó con una misa en la iglesia de San Luis de los Inválidos a la que asistieron la mayoría de los miembros del Gobierno, entre ellos el primer ministro, François Fillon, la titular de Interior, Michèle Alliot-Marie y el ministro de Defensa, Hervé Morin. También asistió a la ceremonia el ministro italiano de Defensa, Arturo Parisi, dado que Ponticelli era italiano y llegó a Francia a la edad de nueve años.

Sarkozy y Chirac pasaron revista a las tropas en el patio de honor de los Inválidos después de haber departido durante un buen rato. Ponticelli, que había rechazado muchas veces la celebración de una ceremonia oficial, aceptó finalmente el pasado 24 de enero a condición de que fuera un homenaje colectivo a todos los camaradas muertos en "este horror de guerra".

Nicolas Sarkozy pronunció un solemne y sobrio discurso en el que exaltó el recuerdo de los antiguos combatientes. "Es nuestro deber que, más allá de la Historia, la memoria siga pese a todo viva. Es un deber nacional, un deber humano. No se construye el futuro olvidando el pasado sino asumiéndolo y superándolo", subrayó el jefe del Estado.