2 de diciembre de 2020
4 de abril de 2012

Francia teme que Al Qaeda utilice la crisis en Malí para aumentar su presencia

Francia teme que Al Qaeda utilice la crisis en Malí para aumentar su presencia
REUTERS

PARIS/BAMAKO, 4 Abr. (Reuters/EP) -

Francia ha advertido este miércoles que la toma del norte de Malí por una rebelión dirigida por tuaregs puede ser usada por las unidades locales de Al Qaeda para expandirse, y ha urgido a los países vecinos, incluyendo Argelia, a aumentar sus acciones para atajar la amenaza.

"Tememos que en esta confusa situación, Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) aprovechará para ampliar su perímetro de actividad e incrementar la amenaza terrorista", ha dicho el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores francés, Bernard Valero.

AQMI es un grupo autónomo que surgió del movimiento salafista argelino en 2007. El grupo, formado por unos cientos de miembros, se ha aprovechado de un gobierno débil y de la pobreza para ejecutar ataques esporádicos contra los ejércitos locales y secuestrar a ciudadanos occidentales, con lo que ha ganado millones de euros en rescates.

Malí, que fue por mucho tiempo una de las democracias más estables de África Occidental, se ha hundido en el caos desde el golpe de Estado del 22 de marzo. Aunque el objetivo declarado de los líderes del golpe fue dar al Ejército más capacidad para hacer frente a la revuelta de los rebeldes tuaregs en el norte, que comenzó hace dos meses, desde que los militares tomaron el poder, los rebeldes han registrado grandes avances.

El Movimiento Nacional para la Liberación del Azawad dice que controla las tres principales ciudades de la región --Kidal, Gao y Tombuctú--, y ha subrayado que no tiene intención de seguir extendiéndose. Pero hay un creciente desasosiego sobre el papel del grupo local islamista Ansar Dine, que, en lugar de tratar de crear un nuevo país en el norte, quiere imponer la ley islámica en todo Malí.

"Nuestro temor se basa en la presencia endémica de AQMI en la región y los vínculos que conocemos entre AQMI y el Ansar Dine", ha señalado Valero.

Asimismo, el portavoz ha resaltado que es fundamental que los vecinos de Malí trabajen juntos para evitar el auge de los islamistas radicales en la región.

"Hemos estado diciendo durante meses que los países de la región deben cooperar con una respuesta más fuerte para luchar contra AQMI", ha enfatizado. "Queremos que todo el mundo sea parte de ello, sea Mauritania, Níger o Burkina Faso", ha indicado. "Y, naturalmente, queremos que Argelia se implique de lleno en esta situación frente a la amenaza terrorista", ha indicado.

Francia es el cuarto mayor donante de ayuda a Malí y una fuente vital de ingresos en uno de los países más pobres del mundo. También entrena y equipa a las fuerzas del Gobierno. Desde la rebelión, ha suspendido su cooperación, pero ha mantenido la ayuda a la población y ha recomendado a los 5.000 ciudadanos franceses que viven en el país de África Occidental que salgan del territorio en conflicto.