26 de mayo de 2019
18 de febrero de 2010

Fuegos artificiales en Tíbet para celebrar el encuentro entre Obama y el Dalai Lama

TONGREN (CHINA), 18 Feb. (Reuters/EP) -

Los tibetanos que residen cerca del lugar de nacimiento del Dalai Lama, en el noroeste de China, celebraron este jueves con fuegos artificiales la reunión que mantendrán a lo largo del día el líder espiritual y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en Washington.

Los monjes budistas del condado de Tongren realizaron a medianoche un espectáculo pirotécnico que se extendió por todo un valle plagado de monasterios.

"Mi corazón está lleno de alegría", declaró el monje Johkang, a las puertas del monasterio en el que vive en una región montañosa de la provincia de Qinghai, aledaña a la Región Autónoma de Tíbet y lugar natal del Dalai Lama. El religioso calificó de "muy importante" que se produzca la reunión, observada a nivel internacional.

El monje celebró que "Estados Unidos no haya sucumbido a las amenazas" de China, que advierte de una posible revisión de las relaciones si la reunión se produce. Este desencuentro se suma a las discrepancias manifestadas desde Pekín por la venta de armamento norteamericano a Taiwán, cuya soberanía reclaman las autoridades chinas.

Aunque los monjes tibetanos de Tongren organizan espectáculos pirotécnicos cada año por estas fechas para conmemorar el inicio del Año Nuevo lunar, la mayoría de los monjes de la zona resaltó en declaraciones a Reuters que en esta ocasión los fuegos artificiales servían de doble celebración.

"¿Se va a reunir realmente con Obama?", preguntó el monje Losan ante los reporteros, sorprendido y consciente de la importancia de esta visita. "Estoy muy contenta por la persona con la que se va a reunir el Dala Lama", declaró, por su parte, una ciudadana tibetana que pidió no ser identificada y que reconoció su preocupación por las "represalias" que pueda adoptar contra ellos el Gobierno chino.

Otro monje, Tedan, recordó que pese a que los chinos de etnia han --"1.300 millones"-- no cuentan con un premio Nóbel de la Paz, los tibetanos sí, gracias al galardón entregado al Dalai Lama en 1989. "Ahora entiendes por qué le queremos tanto", explicó ante la prensa.

El Dalai Lama nació en 1935 en Qinghai, denominada Amdo por los tibetanos. Huyó al exilio en 1959, después de un levantamiento fallido contra el régimen comunista, que tilda de separatista al líder espiritual.

LLEGADA A WASHINGTON

El religioso llegó este miércoles por la tarde a Washington y, como primer acto antes de su reunión con Obama en la Casa Blanca, se dirigió a un hotel para asistir a una ceremonia organizada con motivo del Año Nuevo, según indicó la BBC.

El enviado especial del líder espiritual, Lodi Gayari, anticipó que el Dalai Lama pediría al presidente norteamericano que "ayude a encontrar una solución para resolver la cuestión del Tíbet y que beneficie tanto al pueblo tibetano como al chino". No obstante, recalcó que este encuentro ya era "importante en sí mismo".