6 de abril de 2020
24 de marzo de 2014

Las fuerzas de Al Assad intensifican su ofensiva contra los rebeldes en la frontera con Turquía

BEIRUT, 24 Mar. (Reuters/EP) -

Las tropas del Ejército sirio, respaldadas por cazas militares, han combatido este lunes con las fuerzas rebeldes para tratar de recuperar el control de un paso fronterizo con Turquía y la parte norte de la provincia de Latakia, otrora bastión de la minoría alauí.

Combatientes del Frente Islámico y del Frente al Nusra tomaron el domingo la localidad de Kasab, después de hacerse con el control de un paso cercano. Los vídeos difundidos por activistas muestran a varios de estos rebeldes entrando en un edificio municipal y destruyendo una estatua de Hafez al Assad, padre del actual presidente.

Aunque se trata de una pequeña franja de territorio, este avance deja al régimen de Bashar al Assad sin el último cruce fronterizo que le quedaba, en un territorio que durante estos meses había permanecido bajo control del Gobierno.

Fuentes de la oposición han asegurado que el régimen ha enviado refuerzos a la zona de Kasab para tratar de frenar a los avances rebeldes. Los medios oficiales han confirmado que el Ejército y la Fuerza de Defensa Nacional --una milicia afín al Gobierno-- han rodeado a los combatientes opositores cerca de la frontera.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos ha informado de intensos combates, tanto en Kasab como en otras zonas cercanas a la frontera. Los aviones del régimen se han sumado a estos bombardeos y han provocado varios incendios, según la versión de la disidencia.

Por otra parte, los rebeldes han ganado terreno en la provincia de Latakia, donde han atacado la zona de Solas y lanzado cohetes en la propia capital regional. Al menos ocho personas han la vida en estos enfrentamientos.

El puerto de Latakia es clave para la salida del país del arsenal químico del Gobierno sirio. El Observatorio ha aclarado que los proyectiles disparados en las últimas horas no han alcanzado la zona portuaria.

FRONTERA

El régimen de Al Assad sufrió el domingo un doble golpe, ya que un avión militar fue derribado por Turquía y un primo del presidente perdió la vida en combate. El derribo del avión ha alimentado las tensiones entre Damasco y Ankara, otrora aliados pero enfrentados desde el inicio de la guerra.

El ministro de Exteriores turco, Ahmet Davutoglu, ha advertido este lunes de que "nadie debería poner a prueba la fuerza de Turquía". "Las normas están claras y la respuesta es clara si se viola nuestro espacio aéreo", ha subrayado.

Para leer más