25 de mayo de 2020
24 de marzo de 2014

Las fuerzas de autodefensa crimeas se convertirán en una guardia nacional

SIMFEROPOL (UCRANIA), 24 Mar. (Reuters/EP) -

   Las fuerzas de autodefensa que han ayudado a Rusia ha hacerse con el control de Crimea serán transformadas en una guardia nacional, según ha revelado este lunes un alto cargo del Gobierno de la península, tras dar por finalizadas las hostilidades.

   Estos grupos, a los que el Gobierno de Kiev ha calificado de matones financiados por Moscú, han ido tomando en los últimos días, junto con soldados rusos, las instalaciones del Ejército ucraniano en la región e izando en ellas la bandera rusa.

   Estas fuerzas de autodefensa, integradas principalmente por antiguos militares y voluntarios, comenzaron principalmente desarmadas pero posteriormente portaban fusiles automáticos y largos cuchillos.

   Vladimir Mertsalov, uno de los primeros en unirse a esta fuerza y actualmente asesor de seguridad del primer ministro prorruso de Crimea, Sergei Aksionov, ha señalado que la región ahora es segura y que tales medidas extraordinarias ya no son necesarias.

"NO HAY GRANDES AMENAZAS"

   "Esos eran tiempos de guerra, pero ahoral a crisis que exigía armas e intervenciones a la fuerza ha terminado", ha considerado. "Ya no veo grandes amenazas. Me quité mi chaleco antibalas y me puse el traje", ha añadido Mertsalov.

   Las milicias de autodefensa en Crimea aseguran que su objetivo es salvaguardar el orden público e impedir "provocaciones". La amenaza del "fascismo" en su advertencia principal, y el Sector de Derechas, un movimiento ultraderechista ucraniano que se enfrentó a la Policía durante las protestas de Kiev, su enemigo jurado.

   "Queremos resistir a estas personas, que se impliquen en el proceso de la aplicación de la ley, que patrullen, que se unan a la Policía en los actos públicos", ha explicado Mertsalov, en referencia a los integrantes de los grupos de autodefensa.

   "Deberían estar preparados para unirse y proteger a Crimea en caso de cualquier peligro", ha defendido. "Si se le denominará guardia nacional o algo ligeramente diferente, aún tiene que decidirse, pero la idea general sigue siendo la misma", ha puntualizado.

   El comandante de estos grupos, Mijail Sheremet, de 42 años, ha señalado que cuenta con 1.500 personas bajo su mando en Simferopol y no menos de 10.000 de entre 18 y 80 años en toda la región. Sheremet lidera la facción en Simferopol del partido Unidad Rusa del primer ministro Aksionov.

   El partido consiguió solo un 4 por ciento de los votos en las últimas elecciones provinciales de 2010, pero se hizo con el poder cuando hombres armados tomaron el control del Parlamento regional el mes pasado.

   Tanto Mertsalov como Sheremet afirman que las unidades de autodefensa no han recibido ayuda financiera ni técnica de Moscú y fueron organizadas por habitantes de Crimea.

   Mertsalov está actualmente a cargo de las conversaciones entre las nuevas autoridades de Crimea, que desde el viernes es formalmente parte de Rusia, y los militares ucranianos, a los que los líderes prorrusos califican de "ocupantes extranjeros".

   Crimea ha ordenado a los ucranianos que elijan entre abandonar el Ejército, abandonar Crimea o servir bajo el mando ruso. Según Mertsalov, los que opten por seguir sirviendo en Crimea verán duplicados sus salarios.

Para leer más