29 de febrero de 2020
12 de diciembre de 2019

Gambia cuestiona ante la CIJ la fiabilidad de Birmania para controlar a su propio Ejército

Gambia cuestiona ante la CIJ la fiabilidad de Birmania para controlar a su propio Ejército
Corte Internacional de Justicia - KOEN VAN WEEL/ANP/DPA

Suu Kyi pide al tribunal que "elimine el caso de su lista"

LA HAYA, 12 (Reuters/EP)

Gambia ha cuestionado ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) la fiabilidad del Gobierno birmano, encabezado 'de facto' por Aung San Suu Kyi, a la hora de depurar responsabilidades en el seno de las Fuerzas Armadas (Tatmadaw) por los supuestos abusos cometidos en la represión contra los rohingya, en la que una investigación de la ONU detectó "intención genocida".

Gambia ha denunciado por genocidio a Birmania ante la CIJ, que inició el martes una serie de vistas con las que pretende dirimir si, en una primera fase, es necesario adoptar algún tipo de medida cautelar. Suu Kyi negó persecución alguna contra los rohingya y defendió la capacidad de su Gobierno para investigar y procesar los posibles abusos.

El principal abogado del equipo gambiano, Paul Reichler, ha vuelto a pedir este jueves "medidas provisionales" para impedir nuevas actividades del Ejército birmano y ha destacado que la otra parte no ha negado la mayoría de las acusaciones vertidas contra las Fuerzas Armadas ni la deportación masiva de rohingya a Bangladesh.

"¿Cómo se puede esperar que el Tatmadaw depure responsabilidades de las acciones genocidas contra los rohingya si seis de sus principales generales, entre ellos el comandante en jefe, Min Aung Hlaing, han sido acusados de genocido por la misión de la ONU y se ha recomendado para ellos un procesamiento penal?", ha planteado el abogado ante la comisión de 17 jueces.

Un día después del alegato de Suu Kyi, un portavoz de la gobernante Liga Nacional para la Democracia, Myo Nyunt, ha defendido en declaraciones a Reuters que la premio Nobel de la Paz fue "muy detallada y precisa" al hablar de la "complicada" situación de Rajine, de donde huyeron más de 700.000 personas tras la ola represiva de agosto de 2017.

Junto a la sede de la CIJ en La Haya, manifestantes de distinta tendencia se han concentrado para seguir el tercer y último día de vistas. Así, a los gritos a favor de la "madre Suu" se han sumado otros que instan a la líder birmana a "avergonzarse" de las acciones de su Gobierno.

SUU KYI PIDE EL CIERRE DEL CASO

Asimismo, la propia Suu Kyi ha reiterado durante la jornada su petición para que el tribunal "elimine el caso de su lista", antes de agregar que el sistema de justicia militar debe tener la oportunidad de funcionar para abordar la situación.

"Birmania pide al tribunal que elimine el caso de su lista", ha dicho, durante el tercer y último día de vistas. La CIJ ha respondido que adoptará una decisión "lo antes posible", sin facilitar una fecha concreta.

La líder 'de facto' birmana aseguró el miércoles que la denuncia era "completa y engañosa", aunque sí reconoció abusos de las Fuerzas Armadas por los que prometió depurar responsabilidades.

Los procedimientos de esta semana no abordarán la denuncia de genocidio propiamente dicha, sino la petición por parte de Gambia de medidas cautelares para que Birmania suspenda cualquier actividad que pueda empeorar la situación.

En los campamentos de refugiado de Bangladesh, donde se agolpan más de un millón de rohingya, se tachó el miércoles de "mentirosa" a Suu Kyi durante su declaración, transmitida por un canal de noticias local. "Es una gran mentirosa, debería darle vergüenza", dijo Abdur Rahim, de 52 años.

Los rohingya son una de las muchas minorías que viven en Birmania, pero en su caso los sucesivos gobiernos les han negado la condición de ciudadanos, con la consecuente privación de derechos, porque considera que son descendientes de inmigrantes ilegales procedentes de Bangladesh.

Para leer más