16 de octubre de 2019
27 de febrero de 2018

Un general rebelde de Sudán del Sur recalca que prefiere mantener la lucha a firmar un acuerdo de paz sin garantías

MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

El general rebelde Peter Gatdet ha recalcado este lunes que prefiere mantener la lucha a firmar un acuerdo de paz que no tenga garantías de ser cumplido, al tiempo que ha vuelto a reclamar la dimisión del presidente del país, Salva Kiir.

"El problema del liderazgo fue la razón por el que las conversaciones de paz (de la semana pasada en Etiopía) se saldaron sin resultados. Los líderes actuales han fracasado, así que no queremos firmar un acuerdo que será violado de nuevo", ha resaltado.

"Preferimos seguir en la insurgencia a aceptar un acuerdo de paz débil", ha dicho el comandante rebelde, que figura en la lista de sanciones de Naciones Unidas y en la del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Gatdet, que lidera el grupo Movimiento Unido de Sudán del Sur, ha acusado a Kiir de no ser capaz de liderar a la población del país y ha manifestado que "el pueblo está sufriendo porque los líderes han fracasado", según ha informado la emisora Radio Tamazuj.

Las declaraciones de Gatdet han llegado un día después de que Kiir acusara a Estados Unidos del fracaso de la última ronda de conversaciones entre el Gobierno y la oposición en la capital de Etiopía, Adís Abeba, criticando nuevamente el embargo de armas al país.

"Las conversaciones terminaron sin resultados simplemente porque los rebeldes pensaron que el Gobierno va a caer", dijo, antes de reclamar a la Comunidad Africana Oriental (CAO) que no aplique sanciones contra el país.

Las autoridades sursudanesas se han mostrado críticas con el embargo de armas impuesto por Estados Unidos y han señalado en varias ocasiones que provocará que los rebeldes no quieran negociar un acuerdo de paz.

Las conversaciones se cerraron la semana pasada sin acuerdo después de un estancamiento en torno a las cuotas de gobernabilidad. El jefe de la delegación opositora aseguró el lunes que hará todo lo posible para conseguir un resultado positivo para ambas partes en la próxima ronda de contactos, para la que no hay fecha.

Sudán del Sur vive inmerso en una guerra civil desde finales de 2013, cuando comenzaron los enfrentamientos entre las tropas leales a Kiir y las fuerzas vinculadas al exvicepresidente y líder rebelde Riek Machar.

Un tercio de los doce millones de habitantes de Sudán del Sur se han visto obligados a abandonar sus hogares, incluidos más de dos millones que han buscado refugio en los países vecinos.

Naciones Unidas ha alertado en varias ocasiones de la posibilidad de un genocidio en el país, debido al cariz étnico que parece estar tomando el conflicto.

Para leer más