30 de marzo de 2020
8 de septiembre de 2008

Georgia.- El comisario de DDHH del Consejo de Europa presenta su informe sobre la situación humanitaria en Georgia

ESTRASBURGO, 8 Sep. (EUROPA PRESS) -

El comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Thomas Hammarberg, presentó hoy su informe sobre la situación de los Derechos Humanos en las zonas afectada por el conflicto de Georgia, el cual describió como "un desastre humanitario", con más de 30.000 desplazados que no podrán regresar a sus hogares en un futuro próximo y que necesitan asistencia, informa un comunicado del organismo.

"El conflicto ha tenido un efecto devastador sobre los Derechos Humanos de la población. Miles de personas siguen desplazadas a la espera de seguridad y ayuda para reconstruir su hogares", constató Hammarberg. "Esto requiere que el principio del derecho al retorno voluntario sea respetado y plenamente reconocido por todos los órganos de toma de decisión y que todas las víctimas sean informadas sobre sus opciones", indicó.

DESPLAZADOS Y MINAS

El responsable de Derechos Humanos de Consejo de Europa, organismo del que forman parte tanto Rusia como Georgia, advirtió de la "necesidad de estar preparados para el riesgo serio de que varios miles (de personas), quizás unas 30.000, no podrán regresar a sus hogares en un futuro próximo", ya que estas personas tendrán que ser "atendidas y asistidas para llevar una vida lo más normal posible", dijo.

Existe una necesidad de recursos materiales, necesidad de asistencia de agencias nacionales e internacionales y de que las personas desplazadas sean invitadas a participar en los procesos de toma de decisión, enumeró Hammarberg.

Una de las principales amenazas para el retorno de los desplazados es la existencia de minas en gran parte del terreno, ya que en el conflicto fueron utilizadas bombas de racimo y otros explosivos que podrían no haber explotado, indicó Hammarberg.

A este respecto, señaló que las labores de desminado tienen que considerarse una cuestión de "máxima prioridad". "Los esfuerzos de desminado que ya han empezado tienen que continuar y es bienvenida la contribución de expertos internacionales", añadió.

VACÍO DE PODER Y LOCALIZACIÓN DE PERSONAS

El comisario también subrayó la necesidad de abordar el "vacío de poder en la 'zona de seguridad'", lo que requiere acuerdos entre los gobiernos de Rusia y Georgia y que los representantes de la comunidad internacional contribuyan a lograr una solución urgente, precisó. En este sentido, recomendó que la comunidad internacional envíe un contingente de asesores políticos con carácter de temporal a la zona.

Por otra parte, Hammarberg enfatizó que los esfuerzos para localizar a las personas detenidas u ocultas tienen que continuar, así como los intercambios de prisioneros. En este sentido, aconsejó que se refuerce el mecanismo establecido para el intercambio de prisioneros, lo que implica ofrecer a los dos negociadores y al Comité Internacional de Cruz Roja (CICR) todo el apoyo necesario. También planteó la necesidad de establecer un sistema para recopilar información sobre los desaparecidos.

Por último, el comisario aseguró que "tiene que resolverse el persistente problema del acceso internacional al área", y destacó la necesidad de enviar observadores internacionales sobre Derechos Humanos, además de los que supervisan el cumplimiento de alto el fuego. Asimismo, urgió a hacer esfuerzos para recopilar pruebas sobre las violaciones de Derechos Humanos en relación a las hostilidades.

Hammarberg elaboró su informe al regresar de una misión en la que visitó Vladikavkaz, Tsjinvali, Gori, Tiblisi y Moscú entre el 22 y el 29 de agosto. Durante la misión, se reunió con el presidente georgiano, Mijail Saakashvili, y la ministra de Asuntos Exteriores georgiana, Ekaterina Tkeshelashvili, entre otros ministros y autoridades de Georgia.

También mantuvo conversaciones con el presidente de la Duma (el Parlamento ruso), Boris Gryzlov, y con el presidente del Consejo de la Federación (el Senado), Sergei Mironov, además de con el viceministro de Exteriores ruso, Vladimir Titov. Con el ministro de Exteriores, Sergei Lavrov, mantuvo consultas telefónicas. Asimismo, se reunió con el primer ministro surosetio, Boris Chochiev, y con los defensores del Pueblo ruso y georgiano.