2 de diciembre de 2020
8 de agosto de 2007

Georgia/Rusia.- Tibilisi pide una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad tras "el acto de agresión" de Rusia

NUEVA YORK, 8 Ago. (EP/AP) -

Georgia instó hoy al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas a celebrar una reunión de urgencia después del "acto de agresión" de Rusia al violar su espacio aéreo y disparar un misil contra territorio georgiano al asegurar el Ejecutivo de Tbilisi contar con "pruebas irrefutables" de que cazas rusos dispararon un proyectil cerca de la provincia secesionista georgiana de Osetia del Sur, algo que Moscú ha negado.

El agregado de negocios georgiano, Irakli Chikovani, instó asimismo tanto a Naciones Unidas como a la UE, así como a demás organismos internacionales a investigar lo ocurrido con el objeto, dijo, de verificar "este uso de la fuerza gratuito contra Georgia".

En rueda de prensa, explicó que los registros del tráfico aéreo de los radares, compatibles con las mediciones de la OTAN, muestran cómo un caza ruso Su-24 sobrevoló el pasado lunes el espacio aéreo georgiano, adentrándose 75 kilómetros en Georgia, antes de disparar un misil de precisión guiado que cayó cerca de una vivienda sin explotar. Asimismo, denunció que, un día antes, otro avión de combate ruso, supuestamente otro Su-24, también violó el espacio aéreo georgiano "desde la parte rusa".

Para Georgia, estos incidentes constituyen una violación de las previsiones estipuladas por Naciones Unidas contra el uso de la fuerza "como acto de agresión", de acuerdo con la resolución 1974 de la Asamblea General de la ONU que define lo que es una 'agresión', explicó Chikovani.

Por este motivo, aseguró que tiene intención de reunirse con el presidente del Consejo de Seguridad para pedirle que convoque una reunión de emergencia del Consejo. "Lo normal es que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aborde esta cuestión que ha amenazado la paz y la seguridad en mi país, y pedimos que Naciones Unidas lleve a cabo su propia investigación" de lo ocurrido, añadió.

Georgia "como Estado democrático y responsable no puede tolerar tales ofensas contra nuestros ciudadanos y soberanía", explicó. "Hay que recalcar que este es un acto de agresión que ha podido estar destinado a perjudicar la reciente dinámica positiva en la democratización y resolución del conflicto, actualmente en curso, en Georgia", subrayó.

Asimismo, insistió en que Tbilisi exige "que la Federación Rusa adopte una acción inmediata para realizar una investigación rápida y exhausta de este ataque aéreo y proporcione una explicación detallada".

El Ministerio georgiano de Exteriores informó hoy de que la investigación preliminar ha revelado que el proyectil fue disparado por un avión SU-24 ruso y que se trata en concreto de un misil antirradar de fabricación rusa Raduga Kh-58 guiado. Ayer, Moscú indicó que en el incidente se había visto implicado un avión SU-25 Frogfoot, pero aseguró que éste no había disparado ningún misil ni violado el espacio aéreo georgiano.

Por su parte, el emisario de Osetia del Sur en Rusia, Dimitri Medoyev, indicó que los servicios de inteligencia de la república secesionista tienen pruebas de que un avión militar georgiano violó su espacio aéreo y lanzó un misil sobre su territorio.

Osetia del Sur, que declaró su independencia de Georgia tras un sangriento conflicto que dejó cientos de muertos en 1991-1992, es una cuestión sensible en las relaciones entre Georgia y Rusia. Tiblisi quiere recuperar el control sobre Osetia del Sur y acusa a Moscú de animar a los elementos separatistas.

NO HAY CONFLICTO "EN ESTE MOMENTO"

A pesar del malestar de Georgia, el encargado de negocios explicó que las autoridades del país "no consideran que en este momento estemos en un estatus de conflicto con la Federación Rusa", si bien recalcó la exigencia del Ejecutivo georgiano de que ésta "proporcione información y lleve a cabo una investigación propia y también que participe en la investigación que proponemos se impulse".

Chikovani aludió a otro incidente ocurrido el pasado marzo, cuando cazas rusos, según Georgia, dispararon contra la garganta Kodori, en la región georgiana y también separatista de Abjazia y destacó la respuesta "muy tranquila" del Ejecutivo de Tbilisi. Un informe de una misión de observación de la ONU no pudo determinar el mes pasado quién disparó contra territorio georgiano.

"Evidentemente, estos actos no han sido abordados y evaluados correctamente por la comunidad internacional", aseguró, y advirtió de que tales actos contra Georgia están dando origen a una tendencia "muy peligrosa" al "constituir una amenaza a la paz y la seguridad internacionales que socavan valores democráticos fundamentales y ponen en peligro la primacía de la ley internacional".