5 de junio de 2020
3 de abril de 2020

Ghani propone que sea su rival político Abdulá quien encabece el proceso de paz con los talibán en Afganistán

Ghani propone que sea su rival político Abdulá quien encabece el proceso de paz con los talibán en Afganistán
El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani - SVEN HOPPE/DPA - ARCHIVO

MADRID, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, ha propuesto que su rival político, Abdulá Abdulá, que ha rechazado los resultados electorales y ha conformado una presidencia alternativa, sea el que encabece el proceso de paz con los talibán.

Ghani ha propuesto la "creación" de un Alto Consejo para la Paz que esté encabezado por Abdulá, hasta las últimas elecciones su primer ministro, según ha informado la cadena de televisión afgana Tolo TV.

"Sus protocolos pueden ser los de un vicepresidente, con su seguridad, su presupuesto, su toma de decisiones. Todo puede ser discutido. Tenemos flexibilidad total", ha resaltado el mandatario.

Así, ha pedido a Abdulá que "dé una lista de todos sus asesores influyentes" de cara a su posible inclusión en el nuevo Gobierno. "Las medidas deben estar claras. Cada ministro debe tener un compromiso con los parlamentarios, conmigo y con la nación", ha agregado.

Por otra parte, ha manifestado que el próximo Ejecutivo será inclusivo y tendrá representantes de "todos los grupos étnicos, todas las zonas, todas las provincias, mujeres y hombres, y figuras políticas influyentes".

Abdulá, que no se ha pronunciado sobre la propuesta, se mostró el 26 de marzo abierto a hablar con el mandatario para poner fin a la crisis política desencadenada tras sus juras paralelas del cargo.

En este sentido, apostó por la creación de un grupo integrado por entre tres y cinco "figuras nacionales prominentes" para abordara la crisis y lograr una solución en un plazo de diez días, tras los esfuerzos infructuosos por parte del secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo.

La propuesta fue formulada días después de que Washington recortara en mil millones de dólares la ayuda que proporciona a Afganistán debido al "punto muerto" político en el que se encuentra el país.

Ghani fue proclamado vencedor de las elecciones presidenciales de septiembre de 2019 por la Comisión Electoral Independiente de Afganistán, con el 50,64 por ciento de los votos, pero Abdulá se negó a aceptar su derrota y denunció que el mandatario ganó por fraude electoral.

Así, Ghani comenzaba su segundo mandato después de haber intentado sin éxito cerrar un acuerdo de reparto de poder con Abdulá similar al alcanzado tras las elecciones de 2014, cuando Abdulá denunció igualmente fraude y, tras la intervención de Washington, aceptó ser primer ministro.

EL PROCESO DE PAZ

Esta crisis política ha estallado en un momento clave para el futuro del país, después del histórico acuerdo de paz firmado el 29 de febrero por Estados Unidos y los talibán, que allana el camino para unas conversaciones directas entre el Gobierno y los insurgentes.

Los talibán habían rechazado en todo momento mantener conversaciones con Kabul hasta que no lograran un acuerdo con Washington, argumentando que el Ejecutivo es "una marioneta" estadounidense y que el problema principal era la retirada de las tropas internacionales del país.

Tras la firma del acuerdo, las autoridades y los insurgentes han encontrado un primer escollo en el proceso de liberación de prisioneros, una medida para generar confianza contemplada en el pacto de cara al inicio de las conversaciones de paz.

Finalmente, el Gobierno de Afganistán inició el jueves el proceso de excarcelaciones de presos talibán, según fuentes oficiales, que apuntaron que cien insurgentes abandonarán la prisión a cambio de 20 miembros de las fuerzas de seguridad.

Ghani firmó un decreto el 11 de marzo que contemplaba la liberación de cien presos talibán cada día hasta el 24 de marzo, cuando se alcanzará la cifra de 1.500 liberados, si bien los talibán recalcaron que el acuerdo con Estados Unidos contempla la excarcelación de 5.000 reos antes del inicio de conversaciones, por lo que las liberaciones no tuvieron lugar.

Por contra, la Presidencia afgana ha condicionado estas liberaciones y ha pedido a los talibán que "reduzcan la violencia" y "el asesinato de afganos". "Se ha visto que los ataques por parte de los talibán está aumentando nuevamente", criticó Sediqi en respuesta a las afirmaciones de los insurgentes.

Afganistán desveló además la semana pasada la composición de su delegación para las conversaciones, rechazada igualmente por los talibán, que denunciaron que no había sido designada por consenso.

"El equipo anunciado por el Gobierno afgano contraviene el acuerdo de paz porque, para alcanzar una paz duradera y real, este equipo debería haber sido formado con el beneplácito de todas las partes, pero parece que hay gente que no está de acuerdo", zanjaron.

Para leer más