19 de septiembre de 2020
14 de agosto de 2020

Ghani reconoce que las liberaciones de talibán con delitos de sangre son tan necesarias como peligrosas

Ghani reconoce que las liberaciones de talibán con delitos de sangre son tan necesarias como peligrosas
El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani - SVEN HOPPE/DPA - ARCHIVO

MADRID, 14 Ago. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, ha reconocido que la liberación de los últimos 400 presos talibán que figuraban en el acuerdo de paz entre los milicianos y Estados Unidos -- los más complejos de gestionar al estar encarcelados por narcotráfico y delitos de sangre -- representan un mal necesario para el futuro del país.

"Es probable que la lista represente un peligro tanto para nosotros como para ustedes y para el mundo", ha reconocido Ghani este viernes durante un foro organizado por el Atlantic Council. "Son traficantes de drogas y criminales empedernidos, algo de lo que hemos informado en su momento a nuestros aliados y amigos. Pero tengo que insistir: este paso era necesario", ha declarado.

La liberación fue aprobada la semana pasada por la Loya Yirga, la gran asamblea del pueblo afgano con representación de figuras relevantes de la sociedad política y civil del país, para así "despejar el camino a las negociaciones de paz" y evitar más "derramamiento de sangre".

Este grupo de presos es parte de la lista entregada por los talibán a Estados Unidos tras la firma el 29 de febrero de su histórico acuerdo de paz, que contemplaba la liberación de 5.000 insurgentes y mil miembros de las fuerzas de seguridad de cara al inicio de las conversaciones de paz entre el Gobierno afgano y el grupo armado.

Este proceso estaba siendo el principal obstáculo para el inicio de los contactos debido a la negativa del Ejecutivo a aceptar la totalidad de la lista presentada por los talibán a Washington, dado que en dicho proceso de conversaciones no participó Kabul y no se siente obligado por sus conclusiones.

El presidente ha defendido no obstante que el cumplimiento de esta parte del acuerdo pone al Gobierno afgano al volante de las conversaciones. "Ahora el equilibrio ha cambiado porque nos hemos revelado como un estado capaz de asumir los riesgos. Es verdad que no fuimos parte del acuerdo original, pero nosotros hemos impuesto el imperativo de la paz a cambio de las liberaciones", ha hecho saber en declaraciones recogidas por Tolo News.

Por todo ello, el presidente ha asegurado que en modo alguno permitirá la restauración del antiguo régimen de los talibán, y ha pedido a las milicias que se olviden de este objetivo.

"Los talibán deberían dejar de perseguir el dominio del país. Conocemos a la sociedad afgana. No van a aceptar nada por la fuerza. Tienen que abrazarlo. A Estados Unidos, los talibán les decían: 'Nosotros tenemos el tiempo, vosotros los relojes". Pero ahora el tiempo es de los afganos. Podemos usarlo de forma constructiva o podemos volver a la destrucción", ha indicado.

Para leer más