7 de diciembre de 2019
21 de noviembre de 2019

El Gobierno de Áñez denunciará a Morales en el TPI por lesa humanidad y en Bolivia por sedición

El Gobierno de Áñez denunciará a Morales en el TPI por lesa humanidad y en Bolivia por sedición
Tribunal Penal Internacional - REUTERS / PIROSCHKA VAN DE WOUW - ARCHIVO

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

El Gobierno de la autoproclamada presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, ha aclarado que presentará dos denuncias contra el ya ex mandatario Evo Morales, una ante el Tribunal Penal Internacional (TPI) por crímenes de lesa humanidad y otra en instancias nacionales por sedición, terrorismo y alzamiento armado.

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, anunció el miércoles que el Gobierno denunciaría a Morales por una conversación telefónica con un dirigente sindical, cuyo audio difundió el propio Murillo, en la que el líder indígena ordenaría a sus simpatizantes dar "dura batalla a los fascistas y racistas".

"Va a ser hora de combate, combate, combate", dice la voz atribuida a Morales, que pide específicamente a los suyos que hagan "cercos de verdad" de modo que "no entre comida a las ciudades".

"No puede ser posible que un ciudadano normal haga esto, peor aún un ex presidente, un hombre que decía amar a su pueblo, ¿así aman a su pueblo, mandándolo a matar?", ha lamentado Murillo en una entrevista concedida el miércoles por la noche a CNN en Español que recoge el diario local 'La Razón'.

Murillo ha explicado que, en base a este audio, el Gobierno denunciará a Morales ante la Justicia boliviana por sedición, terrorismo y alzamiento armado. "Él ya no es presidente, su juzgamiento es por la vía legal, no tiene tratamiento especial", ha indicado, augurando "un duro golpe para él".

En el ámbito internacional, el ministro de Gobierno ha anunciado que "la próxima semana o en diez días" denunciarán a Morales ante el TPI por crímenes de lesa humanidad por ordenar, supuestamente, el sitio a las ciudades.

Morales contestó a Murillo el mismo miércoles durante una rueda de prensa en México, donde está exiliado. "No soy ningún delincuente", zanjó, esgrimiendo que si le procesan será por "una decisión netamente política".

Durante la jornada de este jueves, ha reaccionado a la decisión del Gobierno boliviano y ha recalcado a través de su cuenta en la red social Twitter que "los que tienen que estar preocupados por el TPI son Áñez y Murillo por los crímenes de lesa humanidad que están cometiendo, al ordenar a los militares a asesinar a mis hermanas y hermanos, tratando de cubrir estos delitos con un decreto ilegal".

"Denuncio al gobierno de facto en Bolivia por crear un montaje con intención de hacerme un juicio internacional", ha agregado, antes de resaltar que "apelar a la manipulación judicial para encarcelar a líderes antiimperialistas, de izquierda y progresistas es algo que ya hicieron con (Luiz Inácio) Lula (da Silva), Cristina (Fernández de Kirchner) y (Rafael) Correa", en referencia a los expresidentes de Brasil, Argentina y Ecuador, respectivamente.

"Lo único que quieren es detener los avances del pueblo. Al igual que en esos países hermanos, en Bolivia la verdad triunfará", ha zanjado el expresidente boliviano

CRISIS BOLIVIANA

Morales dimitió el pasado 10 de noviembre después de que la Organización de Estados Americanos (OEA) confirmara "irregularidades" en las elecciones presidenciales del 20 de octubre, cuyos resultados oficiales le concedían un cuarto mandato.

Días después llegó a México, donde se encuentra en calidad de asilado político. El antiguo inquilino del Palacio Quemado denuncia que ha sido víctima de un "golpe de Estado" y, en consecuencia, no reconoce a su sucesora interina, Jeanine Áñez.

En este mes de protestas, más de 20 personas han muerto y más de 700 han resultado heridas. La gran conflictividad en El Alto ha impedido abastecer de combustible La Paz, lo cual ha generado carestía de productos básicos, incluidos alimentos.

Contador

Para leer más


Lo más leído en Internacional