20 de septiembre de 2019
  • Jueves, 19 de Septiembre
  • 25 de noviembre de 2018

    El Gobierno británico reconoce dificultades en la aprobación parlamentaria del Brexit

    El Gobierno británico reconoce dificultades en la aprobación parlamentaria del Brexit
    REUTERS / LUCAS JACKSON - ARCHIVO

    LONDRES, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

    El ministro de Asuntos Exteriores británico, Jeremy Hunt, ha reconocido que el proyecto de aprobación parlamentaria del plan concebido por su Gobierno y las autoridades de Bruselas para abandonar el bloque europeo se enfrenta a una "difícil aritmética" en la cámara legislativa británica.

    "Pueden cambiar muchas cosas en las próximas dos semanas, pero ahora mismo la aritmética es difícil", ha reconocido Hunt en una entrevista a la cadena británica BBC.

    "Creo no obstante que todos mis colegas pensarán en el interés nacional cuando llegue el momento", ha añadido el ministro.

    De hecho, la líder del Partido Democrático Unionista (DUP) de Irlanda del Norte, Arlene Foster, ha confirmado este sábado que su formación votará en contra del acuerdo cuando se presente en el Parlamento de Londres a menos que se retire del mismo el denominado 'backstop', la garantía de que durante el periodo de transición se cumplirán las normas del mercado único europeo hasta que se alcance un acuerdo definitivo.

    "Vamos a votar en contra de este Acuerdo de Salida si se lleva al Parlamento", ha explicado Foster en declaraciones exclusivas a la televisión pública irlandesa, RTE.

    En ese sentido, Foster ha subrayado que la primera ministra, Theresa May, "no tiene la cifra" de diputados necesaria para aprobar este acuerdo. El DUP ya fue clave para dar a May la mayoría necesaria para formar su gobierno.

    El ala más dura del Partido Conservador de May y el propio DUP denuncian que este acuerdo implica que Reino Unido deberá cumplir de forma indefinida con la normativa comunitaria sin tener ningún poder de decisión sobre la misma, mientras que May y su equipo defienden que se trata de una medida de último recurso hasta que se logre un acuerdo definitivo sobre la relación entre Reino Unido y la UE.

    Para leer más