6 de agosto de 2020
22 de marzo de 2020

El Gobierno libio decreta el toque de queda y el cierre de inmuebles recreativos, religiosos y educativos

Tanto el Gobierno como los rebeldes del este del país han acogido "positivamente" la propuesta de alto el fuego humanitario

MADRID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno libio reconocido por la comunidad internacional ha impuesto desde este domingo un toque de queda entre las 18.00 y las 6.00 horas para intentar atajar el contagio del coronavirus. Además, ha ordenado el cierre de todas las actividades educativas, recreativas y religiosas. Por el momento no hay ningún caso confirmado en el país.

Quedan excluidos del cierre los servicios de seguridad, sanitarios y farmacéuticos, el sector medioambiental, de la energía, las telecomunicaciones y el transporte.

"Todas las mezquitas, instituciones educativas, cafeterías, restaurantes, salones de boda, clubes y comercios quedarán cerrados y los funerales, bodas y el transporte público quedan prohibidos", ha explicado el Consejo Presidencial en un comunicado publicado en la noche del sábado por el periódico 'Libya Observer'.

Los comercios de alimentación, las panaderías y las gasolineras también quedan exentos, mientras que las instituciones estatales se organizarán sus actividades durante las horas en las que no haya toque de queda.

El Ministerio del Interior y el Ejército aplicarán el toque de queda en coordinación con las autoridades pertinentes. "Quienes no cumplan con el toque de queda serán objeto de castigos conforme a las leyes de emergencia y penales", ha advertido el Gobierno.

ALTO EL FUEGO HUMANITARIO

Este sábado la Misión de Apoyo de Naciones Unidas en Libia (UNSMIL) ha aplaudido la "respuesta positiva" del Gobierno de unidad y del Ejército Nacional Libio (ENL) para una "pausa humanitaria inmediata" que permitiera "responder rápidamente a la amenaza que supone la propagación del coronavirus en Libia".

"El ELN se compromete a cesar los combates siempre y cuando las otras parte también estén comprometidas, en el marco de un compromiso mutuo, y en vista de estas difíciles circunstancias por la propagación de la epidemia del coronavirus", anunció el ENL.

El conflicto en Libia se recrudeció en abril de 2019, cuando el ENL del 'señor de la guerra' Jalifa Haftar pusieron en marcha una ofensiva para hacerse con Trípoli, donde tiene su sede el gobierno de unidad.

Además, Haftar anunció a mediados de diciembre el inicio de la "batalla final" y la "hora cero" por Trípoli y ordenó a sus fuerzas avanzar hacia la ciudad. En este contexto, sus fuerzas tomaron por sorpresa a principios de enero la ciudad de Sirte, en un duro golpe al gobierno de unidad.

Para leer más