25 de junio de 2019
10 de mayo de 2019

El Gobierno libio pide a Trump que corte el respaldo árabe a Haftar por ser "un aspirante a dictador"

El Gobierno libio pide a Trump que corte el respaldo árabe a Haftar por ser "un aspirante a dictador"
IMAIL ZEITOUNI/REUTERS - ARCHIVO

TRÍPOLI, 10 May. (Reuters/EP) -

El primer ministro del Gobierno libio reconocido por la comunidad internacional, Fayez Serraj, ha pedido al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que corte todo el apoyo internacional que según el político libio Egipto y Emiratos Árabes Unidos están proporcionando al general Jalifa Haftar, abanderado de una ofensiva contra la capital del país, Trípoli, y a quien el mandatario ha descrito como "un aspirante a dictador militar".

Serraj se ha dirigido al presidente estadounidense a través de una columna de opinión publicada este viernes en el 'Wall Street Journal' en un tono más conciliador que la amenaza lanzada por el primer ministro este pasado jueves, cuando avisó a 40 compañías extranjeras, entre ellas la petrolera francesa Total, de que podría suspender las operaciones en el país si no hacían presión sobre los aliados internacionales de Haftar.

"Estamos luchando contra un aspirante a dictador militar, su nombre es Jalifa Haftar, cuyo gobierno rival están acumulando armas y dinero de actores extranjeros para perseguir sus miserables intereses personales a expensas del país", ha escrito el primer ministro.

"Si queremos impedir una sangrienta guerra civil de alcance global, necesitamos que Estados Unidos impida a otros países que se inmiscuyan en nuestros asuntos", ha añadido el primer ministro. "Confío en que el presidente Trump tenga éxito donde sus predecesores han fallado: los libios no aceptarán", ha avisado, "otra dictadura militar como la de Gadafi.

El primer ministro del llamado Gobierno de Acuerdo Nacional ha concluido lamentando el enorme coste humano que representa la ofensiva de Haftar, iniciada a principios de abril sobre la capital, y actualmente bloqueada en el flanco sur.

Más de 400 personas han perdido la vida en el marco de estos combates, que han forzado también a más de 50.000 personas a abandonar sus hogares, según un balance de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"Cientos de miles de personas podrían acabar escapando a Europa", ha declarado el primer ministro de un país considerado como el "tapón" norteafricano de la ruta migratoria hacia Europa, y en cuyos centros permanecen detenidos bajo condiciones infrahumanas, según las ONG pro Derechos Humanos, miles de migrantes subsaharianos.