27 de febrero de 2020
21 de enero de 2020

El Gobierno de Sudán y los rebeldes pactan establecer un tribunal especial para juzgar los crímenes en Darfur

El Gobierno de Sudán y los rebeldes pactan establecer un tribunal especial para juzgar los crímenes en Darfur
El primer ministro de Sudán, Abdalá Hamdok - MARIO SALERNO/EUROPEAN UNION/DPA - ARCHIVO

MADRID, 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Sudán y los grupos armados que operan en Darfur han acordado establecer un tribunal especial para juzgar crímenes de guerra y contra la Humanidad cometidos en la región, en el marco de sus conversaciones de paz en Sudán del Sur.

La capital de Sudán del Sur, Yuba, está siendo escenario de una serie de reuniones entre las autoridades de transición y una coalición de grupos rebeldes que operan en el país --el Frente Revolucionario de Sudán (RSF)-- para intentar alcanzar un acuerdo que cierre años de conflicto en Sudán.

Ibrahim Zariba, miembro del equipo negociador de la Alianza de Fuerzas de Liberación de Sudán (SLFA), ha recalcado que las partes "han acordado establecer mecanismos para la justicia y la rendición de cuentas, incluido el Tribunal Especial para Darfur".

Así, ha detallado que este tribunal "investigará y juzgará a los responsables por crímenes de guerra y crímenes contra la Humanidad en Darfur", tal y como ha recogido el portal local de noticias Sudan Tribune.

En esta línea, Ahmed Tugud, del Movimiento Justicia e Igualdad (JEM) y otro de los negociadores de los rebeldes, ha destacado que las discusiones se han centrado últimamente en las violaciones cometidas por el régimen del expresidente Omar Hasán al Bashir.

Por su parte, Mohamed Hasán al Taishi, jefe del equipo negociador para Darfur del Ejecutivo, ha destacado los avances y ha indicado que lo logrado supone "un hito inesperado", antes de agregar que las partes quieren "sentar unas bases sólidas para la justicia y la estabilidad política".

Por contra, las partes no han abordado en estas reuniones la posible entrega de Al Bashir al Tribunal Penal Internacional (TPI), que le reclama precisamente por crímenes de guerra y contra la Humanidad en Darfur.

El Ejército sudanés derrocó a Al Bashir después de 16 semanas de protestas que pusieron fin a tres décadas de régimen. El expresidente será juzgado inicialmente por posesión de divisa extranjera, corrupción y recepción ilegal de regalos, si bien el 13 de mayo también fue imputado por la muerte de manifestantes.

EL IMPULSO POR LA PAZ

Las autoridades sudanesas anunciaron el 21 de octubre la renovación del alto el fuego vigente en el país y permitir el acceso de ayuda humanitaria a las zonas afectadas por el conflicto, en el marco de sus conversaciones de paz con los rebeldes, que tienen lugar en la capital de Sudán del Sur, Yuba.

El Gobierno de transición en Sudán ha hecho de la paz con los rebeldes que luchan contra Jartum una de sus principales prioridades, ya que supone una de las condiciones clave para que Estados Unidos saque al país de la lista de patrocinadores del terrorismo.

Miles de personas han muerto en las guerras civiles en Sudán, incluido el conflicto en la región de Darfur (oeste), en el que los rebeldes luchaban desde 2003 contra el Gobierno de Al Bashir.

El conflicto en Darfur enfrenta a grupos rebeldes locales, compuestos principalmente por miembros de tribus agrícolas africanas, a las fuerzas gubernamentales y ha dejado unos 2,5 millones de desplazados.

Por su parte, los rebeldes del Ejército de Liberación del Pueblo de Sudán-Norte (SPLM-N) en Kordofán del Sur y Nilo Azul, otras dos regiones en Sudán, han venido respetando en gran medida un alto el fuego en los dos últimos años tras luchar contra Jartum a raíz de la independencia de Sudán del Sur en 2011.

Kordofán del Sur y Nilo Azul están habitados por amplias comunidades que se posicionaron del lado del Sur durante las décadas de guerra civil con Jartum. Muchos denuncian que han sido marginados por el Gobierno sudanés desde la independencia de Sudán del Sur en virtud del acuerdo de paz de 2005.

Para leer más