26 de octubre de 2020
21 de septiembre de 2020

El Gobierno de unidad de Libia rechaza un diálogo político en el que participe Haftar por su "agresión" contra Trípoli

El Gobierno de unidad de Libia rechaza un diálogo político en el que participe Haftar por su "agresión" contra Trípoli
El general libio Jalifa Haftar - ANGELOS TZORTZINIS/DPA - ARCHIVO

MADRID, 21 Sep. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Defensa del Gobierno de unidad de Libia, Salá al Namrush, ha rechazado este lunes un diálogo político para solucionar el conflicto en el que participe Jalifa Haftar, alineado con las autoridades asentadas en el este, debido a su "agresión" contra la capital, Trípoli.

Así, ha rechazado conversaciones con "el señor de la guerra Jalifa Haftar y todas las masacres y destrucción que ha causado en su agresión contra Trípoli", sede del Gobierno de unidad surgido del acuerdo político alcanzado en 2015 en la ciudad marroquí de Sjirat.

Al Namrush ha manifestado además que las milicias que han participado en la operación 'Volcán de Ira' para repeler la ofensiva deben estar representadas en este diálogo debido a su papel a la hora de hacer frente a Haftar, según ha informado el diario 'The Libya Observer'.

Las partes en conflicto han mantenido varias reuniones en las últimas semanas en Suiza y Marruecos que han permitido acercar posturas. Tras las mismas, el primer ministro del Gobierno de unidad, Fayez Serraj, ha mostrado su disposición a dimitir y traspasar los poderes a un nuevo organismo ejecutivo a finales de octubre, como máximo.

Con ayuda militar de Turquía, el primer ministro, cuyo Gobierno controla solo algunas partes del oeste de Libia, consiguió el pasado junio repeler la ofensiva de Haftar --apoyado por Egipto, Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Rusia--, para hacerse con Trípoli.

Las autoridades de Trípoli y las del este de Libia deberían pactar una nueva estructura de consejo presidencial que unifique a las dos administraciones enfrentadas y convoque elecciones para intentar poner fin al conflicto en el país africano.

Por su parte, Haftar anunció el viernes un acuerdo para el reinicio de la producción en los campos petroleros del país, bloqueados desde enero por milicias que le son leales, lo que ha provocado graves daños a la economía del país, muy dependiente de las exportaciones de petróleo.

Haftar ha ido cediendo cada vez más espacio político a Aguila Salé --presidente del Parlamento asentado en el este del país--, quien ha propuesto una iniciativa política para unificar las instituciones y actualmente encabeza las conversaciones políticas de las autoridades orientales, según diplomáticos occidentales y árabes.

Ante ello, la enviada especial de Naciones Unidas para Libia, Stephanie Williams, ha anunciado que incrementará sus esfuerzos para convocar un foro de diálogo lo antes posible, mientras que el portavoz de la Secretaría General de la ONU, Stéphane Dujarric, confirmó el viernes que habrá un encuentro en Berlín el 5 de octubre para abordar la situación.

"Será una oportunidad para que la comunidad internacional estudien la situación, vean cómo están las cosas y la situación en el país y animen a una mayor aplicación de lo que ya se acordó en Berlín", dijo, en referencia a la conferencia celebrada a principios de año, cuyas conclusiones no se aplicaron por el recrudecimiento del conflicto.

La duplicidad institucional se retrotrae a las elecciones parlamentarias de 2014, que dividieron las administraciones, sin que las asentadas en el este --anteriormente reconocidas por la comunidad internacional-- y el Gobierno de unidad, surgido de un acuerdo en 2015, consiguieran pactar su unificación desde entonces.

Para leer más