24 de octubre de 2019
  • Miércoles, 23 de Octubre
  • 31 de mayo de 2018

    Un grupo armado se retira de la base aérea de Tamanhit (Libia) tras hacerse con su control durante varias horas

    Un grupo armado se retira de la base aérea de Tamanhit (Libia) tras hacerse con su control durante varias horas
    REUTERS / ANIS MILI - ARCHIVO

    MADRID, 31 May. (EUROPA PRESS) -

    Las fuerzas lideradas por el mariscal de campo Jalifa Haftar, que encabeza el Ejército leal al gobierno asentado en el este de Libia, han conseguido recuperar el control este jueves de la base aérea de Tamanhit (sur) tras varias horas en manos de un grupo armado.

    Fuentes citadas por el diario local 'The Libya Observer' han señalado que los milicianos han atacado la base a primera hora del día y se han hecho con su control, si bien se han visto forzados a retirarse después de que aviones de guerra lanzaran bombardeos contra sus posiciones en respuesta al avance.

    Según estas informaciones, los enfrentamientos se han saldado con la muerte de un soldado de la 'Operación Dignidad' que lidera Haftar.

    Por el momento ningún grupo ha reclamado la autoría de la ofensiva, si bien las fuerzas de Haftar han responsabilizado de lo sucedido a las Brigadas de Defensa de Benghazi.

    Sin embargo, otras fuentes citadas por el diario han manifestado que los atacantes serían miembros de la tribu Tebu, que protagoniza un enfrentamiento con la tribu Aulad Suleiman en Sabha, situada en los alrededores de la base aérea de Tamanhit.

    Los enfrentamientos en Sabha se han sucedido en los últimos meses en medio de las acusaciones entre los Tebu y los Aulad Sulaiman, que han expresado su apoyo al gobierno de unidad y al asentado en el este del país, respectivamente.

    El gobierno de unidad se instaló en 2016 en la capital, Trípoli, para intentar unificar el país políticamente, aunque por el momento la situación sigue altamente fragmentada.

    De hecho, la Administración del este sigue activa y cuenta con un potente Ejército, encabezado por el mariscal de campo Jalifa Haftar, quien se niega a reconocer la autoridades del gobierno de unidad, respaldado por Naciones Unidas.

    Las partes en conflicto acordaron el martes la celebración de elecciones parlamentarias y presidenciales el próximo 10 de diciembre, así como "finalizar una base constitucional para las elecciones" de cara al 16 de septiembre.

    La declaración no está firmada, como incialmente estaba previsto. En ella se llama a la unificación inmediata del banco central y al desmantelamiento gradual del gobierno y las instituciones paralelas. Además, recoge un compromiso a apoyar la creación de un ejército nacional y anima a un diálogo sobre la cuestión en El Cairo.

    Por último, las partes implicadas acceden a una conferencia política nacional inclusiva, pero al contrario que en el borrador anterior al que tuvo acceso Reuters, no se fija un calendario.

    Para leer más