25 de octubre de 2020
30 de septiembre de 2020

Un grupo de exjefes de Gobierno de Líbano rechazan las acusaciones de Hezbolá sobre intentos para "imponer" ministros

Un grupo de exjefes de Gobierno de Líbano rechazan las acusaciones de Hezbolá sobre intentos para "imponer" ministros
El ex primer ministro de Líbano Saad Hariri - MARWAN NAAMANI/DPA - ARCHIVO

Acusan a Nasralá de intentar "provocar un enfrentamiento sectario" y respaldan la propuesta de Macron

MADRID, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de cuatro ex primeros ministros de Líbano han rechazado este miércoles las acusaciones del líder del partido-milicia chií Hezbolá, Hasán Nasralá, y han negado haber "intentado imponer candidatos" al primer ministro designado, Mustafá Adib, de cara a la formación del nuevo Ejecutivo.

Saad Hariri, Nayib Mikati, Fuad Siniora y Tamam Salam han indicado en un comunicado conjunto que no intentaron "formar el Gobierno en nombre de Adib" y han acusado a Nasralá de intentar "provocar un enfrentamiento sectario entre el presidente y el primer ministro designado apuntando a la existencia de violaciones de los poderes constitucionales de la Presidencia".

Así, han resaltado que la iniciativa política impulsada por el presidente francés, Emmanuel Macron, aboga por "suspender todo lo relacionado con las políticas internas convencionales y el asunto de la competencia entre bloques y partidos", según ha informado el portal libanés de noticias Naharnet.

Los ex primeros ministros han manifestado que los bloques debían acordar "un Gobierno de salvación pequeño integrado por especialistas que no fueran nombrados por los partidos para aplicar un programa puramente reformista a nivel económico, financiero, monetario y administrativo".

Por ello, han criticado que Nasralá "quiere un Ejecutivo en el que su partido sea representado y el resto nombren a sus representantes" y han incidido en que esta "receta" llevó a la dimisión del Gobierno de Hasán Diab, quien presentó su dimisión tras las explosiones del 4 de agosto en el puerto de la capital, Beirut.

El comunicado ha sido publicado tras las duras acusaciones vertidas el martes por Nasralá durante un discurso televisado, en el que acusó a Macron de una "política de intimidación" contra los líderes políticos del país y a los citados ex primeros ministros de intentar imponer sus prioridades.

Nasralá dijo que el partido-milicia "acepta el papel de Macron y la iniciativa francesa para ayudar a Líbano, pero no que se convierta en fiscal, líder y custodio" de la población. "Aún apoyamos la iniciativa francesa, pero se ha de revisar la retórica, porque la dignidad nacional fue insultada hace dos días", agregó, tras las recientes críticas del mandatario francés a los políticos libaneses.

"Se pide que la mayoría parlamentaria se incline y ceda el poder a la minoría parlamentaria", resaltó, antes de argüir que "los franceses saben dónde se han equivocado, especialmente al intentar eliminar el poder más importante del presidente (Michel Aoun), que es participar en la formación de gobiernos". "Adib no ha consultado con Aoun", criticó.

El líder de Hezbolá hizo hincapié que "no fue Adib el que negoció el Gobierno, sino el ex primer ministro Saad Hariri y el grupo de ex primeros ministros que querían distribuir las carteras y nombrar a los ministros por su cuenta".

Hezbolá y el partido chií AMAL han sido acusados del fracaso de las conversaciones por su rechazo a la propuesta de Adib sobre una rotación entre los grupos religiosos del país en las conocidas como 'carteras soberanas', es decir, Exteriores, Interior, Defensa y Finanzas--.

Las explosiones en Beirut, que dejaron más de 190 muertos y miles de heridos, desencadenaron una nueva oleada de protestas contra las autoridades en el marco de una profunda crisis económica, política y social que derivó en la dimisión de Diab, quien se encuentra en funciones a la espera de la formación del nuevo Ejecutivo.

LEY CONTRA EL ENRIQUECIMIENTO ILÍCITO

Durante la jornada, los parlamentarios libaneses han aprobado una serie de leyes, incluida una contra el enriquecimiento ilícito y otra con medidas de protección para los barrios afectados por las explosiones en el puerto beirutí.

La legislación sobre enriquecimiento ilícito lo hace como un crimen de derecho común, lo que podría ayudar a evitar las restricciones impuestas por la inmunidad, dado que recoge específicamente a personas que "ocupen funciones en el seno de las autoridades constitucionales".

El parlamentario Ibrahim Kanaan, de la Corriente Patriótica Libre, ha precisado a través de su cuenta en la red social Twitter que el texto "no hace excepciones para ministros, diputados o funcionarios" y ha recalcado que no ha lugar a la inmunidad.

Así, el líder del partido, Yebral Basil, ha destacado que la ley supone "la creación de un Líbano fuerte en el marco de la rendición de cuentas de todos los responsables públicos", tal y como ha recogido el diario libanés 'L'Orient le Jour'.

Por otra parte, la legislación de protección a los barrios afectados por las explosiones incluye la congelación de las ventas de inmuebles en esta zona durante dos años y la apertura de una línea de crédito de 1,5 billones de libras libanesas (alrededor de 850 millones de euros) para indemnizar a familias y empresas.

Los parlamentarios, que han celebrado la sesión en el edificio de la UNESCO en Beirut por las medidas de prevención a causa de la pandemia de coronavirus, han aprobado además una ley sobre 'el dólar estudiantil', una propuesta de Hezbolá para obligar a los mancos a transferir 10.000 dólares anuales (cerca de 8.500 euros) a tasa fija a todo estudiante que se encuentre en el extranjero.

Por último, ha sido aprobada una enmienda sobre el derecho de todo detenido a contar con un abogado desde la apertura de investigaciones preliminares, si bien la propuesta sobre una amnistía de presos ante la situación en las cárceles por la COVID-19 ha sido aplazada hasta el 20 de octubre.

Contador

Para leer más


Lo más leído en Internacional