15 de septiembre de 2019
12 de marzo de 2008

Guinea Ec.- El presunto "cerebro" del golpe implica a España en el intento de derrocar a Obiang para favorecer a Moto

Simon Mann hizo estas declaraciones en exclusiva al canal británico Channel 4 sin aportar pruebas físicas de sus afirmaciones

MADRID, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

El antiguo militar de las fuerzas especiales británicas Simon Mann, presunto "cerebro" de un intento de golpe de Estado en Guinea Ecuatorial, ha acusado a los Gobiernos de España, Reino Unido y Sudáfrica de haber estado implicados en el intento de derrocar en marzo de 2004 al presidente Teodoro Obiang Nguema Mbasogo para situar en su lugar al dirigente opositor Severo Moto, exiliado en Madrid.

En una entrevista exclusiva al canal de televisión Channel 4, emitida anoche, Mann aseguró desde el penal de Black Beach, en Malabo, que él fue el "gestor, no el arquitecto", del intento de golpe de Estado y que el "hombre principal" en la trama fue el empresario petrolero libanés Ely Calil. "Había muchas personas por debajo mío, incluidos los que fueron detenidos conmigo en Zimbabue, y muchas otras detrás en la maquinaria" de la operación, prosiguió, en el que supone su primer reconocimiento de culpabilidad. Según Channel 4, Mann no aportó ninguna prueba física que corroborase sus acusaciones.

Mann estuvo encarcelado desde 2004 en Zimbabue por supuesto tráfico ilegal de armas a Guinea Ecuatorial y fue deportado el pasado 30 de enero a este país para ser juzgado en Malabo bajo la acusación de implicación en el intento de golpe de Estado.

El Gobierno ecuatoguineano le considera el "cerebro" de la operación. Las declaraciones a Channel 4, según 'The Times', podrían obligar a la Policía Metropolitana a reanudar la investigación sobre este caso, interrumpida tras los atentados perpetrados en Londres en julio de 2005.

SEVERO MOTO

Según Maan, el golpe de Estado formaba parte de un plan para cambiar el régimen de Obiang Nguema en beneficio de Severo Moto, actual presidente del autoconstituido Gobierno de Guinea Ecuatorial en el Exilio. Reino Unido y España apoyaban a Moto, aseguró Simon Mann, en respuesta a la pregunta sobre qué gobiernos estuvieron implicados en la operación.

Según Channel 4, el Gobierno español ha negado categóricamente su implicación en los hechos y ha afirmado que las acusaciones son "completamente infundadas". Por su parte, Severo Moto ha negado siempre cualquier implicación en estos hechos y en esta ocasión se negó a comentar a Channel 4 las acusaciones vertidas por Simon Mann en la entrevista.

"Honestamente, Ely Calil y Severo Moto me engañaron descaradamente, me infundieron la firme impresión de que las cosas eran endemoniadamente malas" en Guinea Ecuatorial, y que "el cambio de régimen era una necesidad a gritos", declaró Mann. "Me dijeron que el régimen se tambaleaba, que el Estado se hundía", prosiguió. Toda esta "basura", aseguró, se contradice con un país que "ha experimentado un cambio increíble en cuatro años".

Otras personas citadas por Mann como integrantes de la trama son el antiguo parlamentario conservador británico Lord Archer --caído en desgracia por un asunto de corrupción-- y el actual comisario europeo de Comercio, Peter Mandelson. En todo caso, reconoció que desconoce las causas de la supuesta implicación de estas personas. "Es un misterio para mí", aseguró.

En la entrevista, Mann implicó también a Mark Thatcher --hijo de la ex primera ministra británica Margaret Thatcher--, quien ha negado los hechos y llegó a un acuerdo con las autoridades de Pretoria para reducir su pena a cambio de su cooperación. Thatcher declaró recientemente a Channel 4 que Mann es un "viejo amigo" y que siente una gran "solidaridad" con él en todo lo relacionado con este asunto.

También acusó al empresario petrolero libanés Ely Calil, al cual incluso definió como el "hombre principal" de la operación, de haber financiado la intentona contra Obiang. Calil ha advertido de que podría actuar judicialmente contra Channel 4, según el diario británico 'Telegraph'.

En todo caso, Channel 4 ha advertido de que Mann no aportó ninguna prueba física que corroborase sus acusaciones y que el propio presunto mercenario reconoció que no hay ningún documento escrito que las confirme.

La entrevista fue emitida ayer, después de que la Justicia anulara el pasado viernes la decisión de un juez británico de prohibir su emisión a petición del abogado de Mann, Anthony Kerman --amigo personal de Ely Calil--, y de la esposa, Armanda. Kerman había asegurado que la entrevista fue concedida a la fuerza y seguramente había sido pactada con las autoridades de Malabo para que dijese lo que éstas les conviniese que dijese. Al respecto, Mann aseguró a Channel 4 que concedió la entrevista voluntariamente y que no fue sometido a ninguna coerción respecto a lo que debía responder a los periodistas.

LA INTENTONA

Mann --un antiguo miembro de las fuerzas especiales acusado de financiar empresas de seguridad implicadas en actividades mercenarias en África a lo largo de los años noventa-- fue detenido en marzo de 2004 en Harare después de aterrizar en un avión con decenas de supuestos mercenarios y equipamiento militar a bordo.

Los detenidos fueron acusados de implicación en el golpe de Estado contra Obiang, aunque Mann había insistido en todo momento --hasta su reciente admisión de culpabilidad-- que únicamente se disponía a ofrecer seguridad a una industria del diamante en la República Democrática del Congo.

Mann, de 55 años, obtuvo la libertad en mayo de 2007 tras cumplir la pena a que había sido condenado en Zimbabue por supuesto tráfico ilegal de armas a Guinea Ecuatorial, pero fue detenido poco después por las autoridades de inmigración a la espera de su posible deportación a Malabo.

El pasado 30 de enero fue entregado a Guinea Ecuatorial, pese a las advertencias de sus abogados de que corría el riesgo de ser torturado en este país. El Gobierno de Obiang Nguema le acusa de ser el "cerebro" de la intentona y ha asegurado a Zimbabue que recibirá un juicio justo. Actualmente se encuentra encarcelado en el penal malabeño de Black Beach. Su esposa Armanda ha denunciado que Mann fue "secuestrado" y ha expresado su temor a que sea sometido a torturas.