28 de febrero de 2021
20 de enero de 2021

Guterres condena la muerte de dos 'cascos azules' y pide el "cese inmediato de hostilidades" en RCA

Guterres condena la muerte de dos 'cascos azules' y pide el "cese inmediato de hostilidades" en RCA
El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres - MARK GARTEN/UNITED NATIONS/DPA - ARCHIVO

MADRID, 20 Ene. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha condenado la muerte de dos 'cascos azules' de la Misión Unidimensional Integrada de Naciones Unidas para la Estabilización en República Centroafricana (MINUSCA) en un ataque rebelde cerca de la localidad de Bangassou y ha reclamado el "cese inmediato de las hostilidades" en el país africano.

Guterres ha reiterado su "grave preocupación por el incremento de la violencia" en el país y ha solicitado el inicio de "un diálogo para hacer avanzar el proceso político, preservar los frágiles avances y cumplir las aspiraciones del país a una paz duradera", según ha dicho su portavoz, Stéphane Dujarric.

Asimismo, ha recordado que los ataques contra 'cascos azules' "pueden constituir un crimen de guerra" y ha pedido a las autoridades que investiguen estos incidentes, tras la muerte de siete integrantes de la MINUSCA en ataques en RCA desde el mes de diciembre, fecha en la que se ahondó la crisis a causa de las elecciones presidenciales.

Dujarric ha manifestado en rueda de prensa que se trata de una cifra "extremadamente elevada" y ha hecho hincapié en que esto muestra "la necesidad de que los implicados en conversaciones políticas logren progresos para garantizar que hay paz y que, cuando los acuerdos se firman, se respetan".

"Siempre estamos analizando mejoras a la protección de la fuerza", ha señalado, antes de destacar que el número de víctimas "ha bajado" en los últimos años. "Desafortunadamente, la gente a la que hacemos frente también está mejorando sus métodos", ha lamentado.

El ataque fue perpetrado por presuntos miembros de la rebelde Coalición Patriotas por el Cambio (CPC) a unos 17 kilómetros de Bangassou, la capital de la prefectura de Mbomou, donde las fuerzas de paz de la ONU habían recuperado el control el viernes, después de su captura hace dos semanas por grupos armados antigubernamentales.

La CPC, integrada por varios grupos rebeldes firmantes del acuerdo de paz, vio la luz antes de las elecciones --tras la eliminación de la candidatura del expresidente François Bozizé-- y ha lanzado numerosos ataques durante las últimas semanas, incluido uno la semana pasada contra la capital, Bangui.

Las elecciones fueron celebradas a pesar de los llamamientos opositores a favor de un aplazamiento a causa de la inseguridad y la retirada de la candidatura de uno de los candidatos, lo que, según la ley electoral, habría forzado una prórroga, si bien el Constitucional apoyó que se celebraran en la fecha prevista.

El propio Constitucional validó el lunes la victoria en primera vuelta del presidente, Faustin-Archange Touadéra, si bien los resultados han sido rechazados por la alianza Coalición de Oposición Democrática 2020 (COD-2020), que se ha negado a reconocer al mandatario como jefe de Estado legítimo.

La situación ha dejado hasta la fecha un saldo de alrededor de 60.000 refugiados en los países vecinos desde diciembre, según datos publicados la semana pasada por el portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) Boris Cheshirkov.